Beneficios de la leche materna

Cuando das a luz, muchas madres pasan por una primera decisión con respecto a sus hijos, a veces algo impuesto: dar leche materna o pasarse directamente a la leche en polvo.

No siempre es una decisión que se pueda tomar, en ocasiones viene determinado por ciertas circunstancias que obligan a acatar la situación en la que una se encuentra (que el bebé no acepta el pecho, que no se le puede dar la leche materna, que esta no es suficiente para alimentar al niño/a…).

Leche materna: los beneficios que obtienes de ella

A pesar de que hay muchas madres que “quieren pero no pueden” dar leche materna, hay otras muchas que sí que pueden, pero eligen no hacerlo. Y, sin embargo, este tipo de alimentación es una de las mejores que puedes darle a tu pequeño para que se desarrolle fuerte y sano.

Por eso, hoy te vamos a hablar de los beneficios que tiene la leche materna. Seguro que de alguno de ellos no has oído hablar.

1. Tiene todo lo que necesita

Por si no lo sabes, antes del año de un bebé, la leche materna es más que suficiente para ellos porque le ayuda a conseguir vitaminas, proteínas y grasas junto con carbohidratos. Por eso es que los médicos la recomiendan porque, en ese líquido, hay una gran fuente de alimentación que la leche en polvo no puede conseguir al 100%.

2. Desarrollará menos enfermedades (tanto en el presente como en el futuro)

Pues sí, la leche materna, por su condición, es “mágica”. Y es que, cuando la toma, y mientras va creciendo, ayuda a que sea menos propenso a padecer enfermedades habituales en los bebés, como por ejemplo alguna alergia, infecciones de estómago o de intestino, gases, estreñimiento o diarrea, infección auditivas, sibilancia, problemas respiratorios… Pero también lo prepara para el futuro, y hará que haya un menor riesgo de caries, del síndrome de muerte súbita, de obesidad o de diabetes.

lactancia leche materna
Fuente: Pixabay

3. Tendrás un vínculo con tu bebé

No hay nada más bonito que una madre vuelva a sentir a su hijo tan pegado a ella como cuando estaba en el vientre. Solo que, esta vez, en lugar de no saber cómo es o lo que hace, lo tienes muy visible.

Y es que la lactancia materna, es decir, dar leche materna ayuda a que ese vínculo madre hijo sea aún más fuerte, y que te sientas más cerca de tu bebé.

4. Bajarás de peso mucho más rápido

Uno de los mayores inconvenientes de un embarazo es la recuperación, es decir, el postparto. Durante los nueve meses, se engorda inevitablemente, y eso después hay que perderlo ya que en el parto no se eliminan todos los kilos que una ha ganado.

Pues bien, debes saber que dar leche materna a tu bebé ayuda a bajar de peso. De hecho, lo hace mucho más rápido que si le dieras leche de bote.

lactancia leche materna
Fuente: Pixabay

5. Tu periodo se iniciará más tarde

Las mujeres han de pasar todos los meses por un período menstrual. Sin embargo, en la gran mayoría de ellas, cuando se quedan embarazadas, este desaparece durante varios meses. Y, reconozcámoslo, es una gran alegría para ellas porque no tienen que estar lidiando con la sangre, con los retortijones y de más problemas que genera la regla.

Pero una vez se da a luz, después de pasar el periodo de cuarenta días en los que se sangra, la menstruación vuelve a tenerle. ¿Y si te decimos que, con la lactancia materna, esta se retrasa un poco más? Pues ya tienes otro motivo para darle leche materna a tu bebé.

6. Ahorrarás dinero con la leche materna

Sí, aunque no lo creas, llegarás a ahorrar muchísimo dinero. Y es que la leche materna la produce tu cuerpo de manera natural y eso significa que te sale “gratis”.

En cambio la leche en polvo tienes que comprarla, y cada bote tiene un precio que no es, lo que digamos, barato. Así que si sumas todo lo que debes gastar por el tiempo que va a necesitar tomar leche, ¿no crees que ya por eso deberías considerar la leche materna?

7. Tu leche le ayuda a descubrir nuevos sabores

Aunque no lo creas, la leche materna no sabe igual siempre, va a ir cambiando con el tiempo. Pero eso es algo bueno porque ayuda a que el bebé se vaya acostumbrando a los distintos sabores de la comida, aceptando así alimentos mucho más fácil que si no los hubiera probado nunca.

8. Leche materna: Proporciona anticuerpos e inmunidad natural

Para finalizar, algo muy importante que contiene la leche materna y no ocurre lo mismo con otro tipo de leche es que esta está plagada de anticuerpos, y estos ayudan a que tu bebé pueda luchar de manera adecuada contra virus, bacterias e infecciones.

Además, los anticuerpos que tú tienes, también se los vas a pasar al bebé, ayudándole con su sistema inmunológico, construyéndolo, reforzándolo, y protegiéndolo. Es como si le dieras un escudo a tu bebé para que este no enfermara.