Los beneficios del pilates para tu embarazo

Cuando pasas nueve meses de embarazo, tu cuerpo se siente pesado. Te puede doler la espalda, las piernas, o incluso tener problemas para moverte. Sin embargo, lo cierto es que si haces ejercicio mientras estás embarazada, la cosa cambia. Y mucho.

Ahora bien, no se recomienda hacer cualquier tipo de ejercicio, sino solo algunos para evitar que puedas esforzarte de más, o realizar posturas que no deberías. La natación, salir a andar, incluso a correr, pueden ser algunas opciones. Pero también puede serlo el pilates.

Pilates: lo bueno que tiene para tu embarazo

El pilates es un ejercicio que no solo sirve como ejercicio aeróbico, sino también mental. Este deporte es uno de los mejores para las embarazadas debido a que se encarga de trabajar las zonas que más sufren debido al embarazo y al parto, como puede ser el suelo pélvico, las articulaciones y ligamentos, el abdomen y sí, también la espalda.

Es por eso que, cada vez más, los médicos y expertos recomiendan su práctica, no solo para fortalecer el cuerpo, mantener el movimiento, y no ganar demasiado peso, sino también porque ayudará de cara al parto ya que, al estar más en forma en esas zonas, tu embarazo repercutirá menos en tu salud (y será más rápido ese momento).

De hecho, algunas de las ventajas que vas a poder tener con el pilates son las siguientes:

pilates embarazo
Fuente: Pixabay

Respirarás mejor

Como sabes, en el embarazo tienes una vida creciendo en tu interior, y eso provoca que todos tus órganos se muevan y tengan menos sitio para poder llevar a cabo sus funciones. Uno de ellos son los pulmones, que estarán más ajustados y eso repercutirá en la forma que tengas de respirar.

Sin embargo, gracias al pilates, puedes lograr reducir la falta de aliento y ayudarte a respirar mejor debido a los estiramientos y otros movimientos que te ayudarán a que no tengas ese problema.

Con el pilates en el embarazo, te relajarás más

No solo relajarte, sino que también vas a dormir mucho mejor, y eso repercutirá positivamente en tu energía al día siguiente, logrando que sea aún más provechoso (porque no estarás cansada ni tampoco estresada).

Eso sí, no vale hacerlo solo una vez a la semana; necesitas hacerlo más veces.

Dile ‘hola’ a los músculos del suelo pélvico en el embarazo

Aunque no lo creas, estos músculos son muy, muy especiales. Y el problema es que, hasta que no estás embarazada, no te das cuenta de su importancia. Que esos músculos estén fuertes y funcionen al 100% es algo que querrás cuando tengas los primeros síntomas de pérdida de orina. Y teniendo en cuenta que el bebé presiona la vejiga y tienes que ir al baño más veces de lo normal, una pérdida es una situación incómoda y muy vergonzosa.

Sin embargo, si los entrenas, puedes evitar el problema (al contrario, vas a lograr grandes beneficios en tu vida). Y eso lo puedes hacer con el pilates en el embarazo. Recuerda que, con los ejercicios que practicamos habitualmente no se toma en consideración estos músculos (hay que hacer algunos más específicos).

Menos probabilidad de sufrir varices y calambres con el pilates

El pilates es uno de los ejercicios más efectivos para mejorar la circulación de la sangre, porque te mueves y además hacer movimientos que ayudan en este sentido. Pero eso repercute también al evitar las temidas varices y los calambres.

No solo eso, sino que ayudarás a que tus piernas no duelan tanto, ni se hinchen. No podemos decirte que no te va a pasar, pero sí conseguirás que, esos momentos, no sean tan molestos como si no hicieras deporte.

pilates embarazo
Fuente: Pixabay

El pilates prepara tu cuerpo para la última fase del embarazo

Aunque no lo creas, no solo hay que prepararse para el último trimestre de embarazo, sino también para el parto. Y no solo mentalmente, sino también físicamente ya que, conforme más preparada estés, menos vas a tardar, y menos doloroso será, tanto para el bebé, como para ti misma.

Además, influye en tu recuperación, que será mucho más rápida, y eso, cuando tienes que cuidar del bebé (o incluso de más hijos), es muy importante. Por eso, eso pilates puede ayudarte a enfrentarte a ese momento de la mejor forma posible.

Dile adiós a los problemas más habituales en el embarazo

Ciáticas, lumbalgias, dolor sacro… todo eso te puede dar en el embarazo. y es que tu estabilidad lumbopélvica cambia lo que provoca que puedas, debido al peso y a la mala postura, tener problemas importantes de salud que pueden quedar de secuelas después del parto.

¿Cómo evitarlas? Fácilmente, lo único que tienes que hacer es pilates. ¿Por qué? Pues porque te van a ayudar a que tu cuerpo se mueva de manera adecuada, a tener una buena postura, tanto en el embarazo como después, y a conseguir que el peso y el cambio de tu centro de gravedad no influya negativamente.

Ahora que conoces algunas de las muchas ventajas del pilates en el embarazo, te recomendamos que lo lleves a cabo con verdaderos profesionales para obtener los beneficios de los que te hemos hablado.