Estos son los cambios en tu embarazo en la semana 2

Un embarazo se desarrolla durante 40 semanas. En ese periodo, semana tras semana, se producen cambios en la madre y en el feto. Las primeras semanas apenas si tienen cambios significativos. Sin embargo, son muy importantes.

Por eso, hoy vamos a hablarte de los cambios que experimentarás en la semana 2, muy similares a la primera, pero con diferencias en cuanto al desarrollo del bebé. ¿Estás lista?

El embarazo en la segunda semana

En el caso de la madre, los síntomas y cambios en la segunda semana no son diferentes de los que ya se notaban, si es que lo hacías, en la primera semana. De hecho, como sabes, es muy raro que una mujer pueda descubrir que está embarazada hasta las 3-4 semanas, pero eso no quiere decir que no puedas sufrir síntomas de embarazo antes.

De hecho, y dependiendo del momento en que deba bajarte la menstruación, podrá ser indicativo de que hay en marcha un embarazo. Sin embargo, de nuevo te decimos que este embarazo puede o no ir a buen puerto ya que, si en la primera semana te comentábamos que hay posibilidad de aborto espontáneo, en la segunda semana puede ocurrir igual.

La segunda semana se caracteriza por la implantación del embrión en el útero, y hay ocasiones en las que el cuerpo de la madre lo rechaza y, por ende, se produce un aborto del que quizá no tengas ningún síntoma y lo achaques a la llegada de la regla.

Aún así, sí que puedes notar algunos cambios que puedes interpretar como ovulativos, ya que se suele estar en la fase preovulatoria. En esa semana, los síntomas que puedes experimentar, aparte de los de la semana uno, son:

Flujo vaginal en el embarazo

Es posible que notes que hay un cambio en tu flujo vaginal. Muchas mujeres refieren que, durante la semana dos, el flujo se vuelve más intenso, viscoso y su color es más blanquecino que de costumbre.

No es algo malo, al contrario, ya que el cuerpo se está preparando para “sellar” de alguna manera al embrión que va a nacer y comienza con el flujo vaginal, desechando todo lo que pueda dañarlo, y al mismo tiempo ocupándose de que esa viscosidad impida que entren sustancias que no deban.

Fuente

Sensibilidad

La sensibilidad en las mamas es algo habitual en las primeras semanas de embarazo. De hecho, muchas veces es posible incluso que empieces a segregar leche, a pesar de que el embarazo está muy poco avanzado.

Sin embargo, el síntoma suele achacarse más al periodo que a un posible embarazo.

Dolor abdominal

De nuevo un síntoma que es habitual en las semanas de ovulación del periodo, y que por tanto no te da claves de un posible embarazo. Sin embargo, el dolor abdominal, o incluso la hinchazón, pueden ser señales de que se está en la segunda semana de embarazo.

Esto se produce porque el embrión se asienta en el útero y se producen contracciones mientras se van creando las barreras que protegerán esa vida en tu interior.

Algunas mujeres también tienen cólicos o flatulencias durante unos días.

Hablemos del bebé

En esta segunda semana, tu bebé, al que se le llama embrión, ya ha desarrollado una cabeza, un tronco y una cola rizada. Eso sí, es muy, muy pequeño. A su alrededor se forma la llamada circulación lacunar, que no es otra que la sangre que va a estar por el espacio embrionario y que alimentará al bebé de nutrientes provenientes de la sangre de la madre.

Fuente

Durante esta semana, se producen tres pasos importantísimos (que son los que dan el inicio de los siguientes):

Asentamiento en el útero

Aquí es donde ya podemos decir que el embarazo está en marcha porque el blastocito (que es el embrión formado por células) se va a asentar y fijar en el útero, donde se desarrollará durante las semanas que dure el embarazo.

Creación del saco amniótico en el embarazo

Al mismo tiempo que se asienta, el cuerpo recubre al embrión con el conocido saco amnióticos que llena de líquido amniótico para amortiguar y proteger al embrión de cualquier peligro.

Creación del cordón umbilical

El cordón umbilical es el tubo que une al embrión con la placenta y se crea en la cavidad coriónica, donde a través de un pedículo de fijación, se desarrolla el propio cordón.

En esta semana, también se producen más cambios en el embrión ya que se va desarrollando, en este caso a pasos agigantados, para hacer hueco a huesos, riñones, sistemas digestivos, músculos, etc. Al final de la semana, y a través del tubo neural, se comienza a crear el cerebro, la columna vertebral, el sistema nervioso, etc.

A partir de esta semana, el embrión debe comenzar un proceso muy rápido de desarrollo que hará que, las siguientes semanas, empieces a notar que hay algo en tu cuerpo y que el embarazo ha comenzado.