Claves para soportar el intenso calor del verano estando embarazada

Embarazada apoyada en una cuna

Estar embarazada es algo precioso. Un periodo de nueve meses con sus altibajos, pero que implica el nacimiento de una vida. El problema es que, en momentos como estos en los que las olas de calor no cesan, se puede llevar mucho peor.

Por eso, si estás embarazada y el calor está haciendo estragos en tu estado de ánimo, o en tu vida en general, vamos a darte algunos consejos para sobrellevarlo.

Embarazo y calor

Mujer embarazada

El calor no se lleva bien cuando una está embarazada. Es una realidad y hay que verlo así. Durante ese periodo la temperatura corporal de la mujer aumenta en varios grados, lo que hace que, con el calor resulte más incómodo para ellas mantenerse refrescadas.

De hecho, síntomas como hinchazón en las piernas, pesadez, aumento de la sudoración, o sofocos, ya sea por el día o por la noche, son solo algunos ejemplos de lo que experimenta una embarazada, estos intensificados mucho más en épocas de calor como el verano. Más ahora con las olas de calor.

El aumento de la temperatura corporal tiene un objetivo. Por un lado, el aumentar la tasa metabólica al entender el cuerpo que ha de mantener dos vidas, en lugar de una. Por eso los procesos que se llevan a cabo hace que la temperatura suba. Por otro lado están los cambios hormonales que también provocan ese aumento, sobre todo en la temperatura basal (debido a la progesterona alta).

Consejos para soportar el calor estando embarazada

Mujer esperando el nacimiento de su hijo

Ahora que ya sabes los motivos por los que una embarazada siente más calor que otra que no lo está, ha llegado el momento de hablar de los posibles remedios que puedes llevar a cabo. Y, para ello, nada mejor que seguir estos consejos:

Hidrátate

El agua es importante porque debes tener en cuenta que la mayor parte de nuestro cuerpo es agua. Así que intenta beber a menudo, aunque no tengas sed.

Además, no tiene por qué ser solo agua; también puedes incluir zumos, infusiones… que te ayudarán a nutrirte e hidratarte lo suficiente.

No te aconsejamos que sea demasiado frío, porque eso lo único que consigue es que pases más calor (solo te durará el efecto unos segundos).

Frutas y verduras

Añade a tu menú diario más frutas y verduras. Estas tienen agua, lo que ayuda en el punto anterior. Pero, además, eliminarás líquidos (muchas frutas y verduras son diuréticas).

Mantén la casa fresca

A primera hora de la mañana cierra puertas y ventanas, incluso persianas y cortinas si hace mucho calor, para aislar de alguna manera tu casa de las altas temperaturas de fuera. Por la noche, abre las ventanas para que ventile todo. De esta forma conseguirás controlar la temperatura.

También conviene que tengas un ventilador y, para que te dé más fresco, puedes ponerle delante unos cubitos de hielo de tal forma que bajará los grados que tengas.

El aire acondicionado tampoco es mala idea para mantener fresca una habitación, pero no lo pongas demasiado baja y, si puede ser, acompáñalo de un humidificador para que quede mejor.

Usa ropa cómoda

No apuestes por la ajustada sino por la cómoda, de algodón para que absorba el sudor y siempre de colores claros.

En cuanto a los zapatos, procura que sean transpirables y abiertos para que el pie pueda respirar fácilmente. Pero sin que te resulte incómodo, ojo.

Masaje en las piernas y pies

Con el objetivo de reducir el cansancio en el embarazo puedes optar por darte masajes tanto en las piernas como en los pies.

De esta forma estarás ayudando a que la circulación de la sangre vaya bien y también evitarás lo que se conoce como «síndrome de los pies calientes».

Procura relajarte en las horas de más calor

En las horas de más calor, es decir, desde las 12 hasta las 6 de la tarde aproximadamente, intenta tomarte las cosas con calma y relajarte todo lo que puedas. Y es que en esas horas cualquier cosa que hagas va a afectarte más en tu estado de embarazada. Lo mejor que puedes hacer es descansar y ya después seguirás haciendo cosillas.

Tu cuerpo te lo agradecerá.

Toma baños relajantes

Mujer en el sol

No te vamos a decir que puedas tomar un baño frío, porque no es aconsejable (cuando salgas en minutos volverás a tener calor porque tu cuerpo trata de equilibrar tu temperatura y no te servirá de nada).

Pero sí puedes tomar algún que otro baño tibio para ayudar a sobrellevar las temperaturas estando embarazada. De esta forma notarás frescor pero no te abandonará tan rápido.

Estos puedes tomarlos en cualquier momento del día, pero si lo haces antes de acostarte te puede ayudar a conciliar mejor el sueño.

Como ves, hay muchas formas de lograr que estando embarazada el calor no te afecte tanto. ¿Conoces tú algún remedio más para conseguirlo? Déjalo en los comentarios para que otros puedan probarlo y beneficiarse de este si les sirve.

Ir arriba