Consejos para proteger a tu bebé este verano

El verano está a la vuelta de la esquina y, si vives en una zona calurosa, es muy probable que ya te estés preparando para soportarlo. Sin embargo, en el caso de los bebés, es un poco más complicado para ellos. Proteger a tu bebé este verano es algo que deberás hacer.

Pero, ¿cómo? Aquí te vamos a dar una serie de consejos y truquitos que te van a ayudar a hacerlo, tanto por el día como por la noche.

Tu bebé en verano: trucos para que lo lleve bien

El calor es algo que puede afectar al día a día de tu bebé. Para empezar, se sentirá más irritable, tendrá calor, dormirá peor, le pueden picar los molestos mosquitos… En definitiva, todo un cúmulo.

Por eso, aquí van estos consejos para que paséis un verano bastante más agradable.

Sol sí, pero no mucho

protectores solares
Fuente

Los bebé, debido a que su piel es muy fina y además no contiene mucha melanina, hace que el sol sea algo malo para ellos. Para empezar, se pueden quemar fácilmente (de ahí la necesidad de usar cremas con factor alto de protección en ellos); y para terminar, pueden tener heridas o, lo que es peor, algo más grave. Así que, si tu bebé tiene menos de seis meses, sabes que las cremas no están recomendadas, lo que quiere decir que el sol lo menos posible.

Para ello, ponle ropa que sea fresca y un sombrero. La ropa de algodón puede ser una buena elección porque, además de que es fresca, también absorbe muy bien el sudor y la humedad, lo que hará que su piel se irrite menos.

Aire acondicionado sí, pero también humidificador

Un de los trucos que los pediatras dan a las madres primerizas es que los bebés sienten la misma calor que las madres. De esta manera, si tú tienes calor, el bebé también va a tener. Y si tienes frío, él o ella lo tendrá.

Pues bien, si la habitación la tienes en 22-23 grados, estará a gusto. Pero el aire acondicionado reseca el ambiente, así que conviene que lo utilices con un humidificador. De hecho, se recomienda que uses el aire para bajar la temperatura y que refresque la habitación, pero que luego lo quites y se ponga y se quite en varios momentos en lugar de todo el tiempo así. Más que nada por los cambios de temperatura.

Hidratación constante

Los meses de verano más calurosos (julio y agosto sobre todo), el bebé necesitará un mayor aporte de líquido, lo que quiere decir agua. Ahora bien, si toma el pecho, muchos lactantes rechazan un biberón. ¿Qué hacer en esos casos? Usar la leche materna. Aunque no lo creas, es posible que puedas darle algo de leche aunque no le toque.

Por otro lado, si tu bebé rechaza ambos, es que no la necesita. Guíate por lo que tu bebé te pida.

¡Más baños para el bebé!

deshidratación en bebés
Fuente

El bebé, como tú, también sudará, o sentirás la piel más pegajosa, y estará más inquieto. Entonces, si en invierno sueles bañarlo solo una vez al día, intenta que, en verano, sean 2-3 veces. No hace falta que en todas lo bañes con jabón, gel, etc. sino que hablamos de refrescarlo un poco. Sobre todo para evitar problemas en los pliegues, irritaciones, rojeces y lesiones que se producen en la piel.

Eso sí, recuerda echarle cremas para que su piel quede hidratada y, si ya tiene una rojez, intenta tratarla para que no vaya a más.

Adiós insectos

El bebé, como tú, es un manjar exquisito para los mosquitos y otros bichitos. Pero no dejan de ser molestas e incluso, en algunos casos, peligrosas.

Por eso, hay que intentar encontrar algunos repelentes que puedas echarle al bebé, incluso los remedios caseros. Y hay que proteger toda la casa para que los insectos se queden fuera y no molesten dentro (mosquiteras, insecticidas en enchufes, etc.).

La temida hora de ir a dormir del bebé

Trucos para que tu bebé duerma en verano
Fuente: Pixabay

Con el calor, es muy habitual que el bebé tenga problemas para conciliar el sueño. Y cuando está cansado y no puede dormir, se irrita. El problema es que también nos irrita a nosotros. Entonces, ¿cómo conseguir que duerma?

Pues, para empezar, antes de ir a dormir, procura que su habitación esté lo más fresca posible. Eso quiere decir que pongas el aire acondicionado un rato hasta que el cuarto esté fresco. Después, intenta dejarlo solo con la ropa necesaria, como un body fresquito.

Algunas madres lo que hacen es echar unas gotitas de agua en las sábanas de la cuna para que estas estén fresquitas, que no húmedas, pero si tienes aire acondicionado no será necesario. Ahora, solo debería ser cuestión de tiempo que se duerma.

¿Y si se despierta? Cuando se despierte, puede ser por hambre, sed, o porque está molesto por algo. Así que, si ves que le cuesta dormirse, lo mejor es volver a hacer el ritual anterior para ayudarle a conciliar el sueño.