Dolor de espalda en el embarazo: por qué se produce y consejos para sobrellevarlo

A lo largo de un embarazo, tu cuerpo va cambiando. Y uno de los grandes problemas que sufres son los temidos dolores de espalda. Sin embargo, ¿sabes que el dolor de espalda en el embarazo no está causado realmente por el peso?

Se trata de una falsa creencia, que nada tiene que ver con la realidad. Sí, influye, obviamente, pero hay más factores que afectan a ese problema. Hoy te hablamos de ello.

Dolor de espalda en el embarazo, ¿cuándo ocurre?

dolor de espalda embarazo
Fuente: PIxabay

‘Oficialmente’, el dolor de espalda en el embarazo comienza a ser acuciante a partir del quinto mes de gestación, ya que es cuando el bebé empieza a ganar peso, pero, además, hay más factores que le influyen. Y es que no solo el llevar un “peso extra” equivale a tener un problema de espalda, sino que hay más factores, como son:

Factores mecánicos

En concreto, nos referimos al uso que le vamos a dar a los músculos de la espalda. Como sabes, los del abdomen, mientras estés embarazada, no van a funcionar bien, porque necesitan estirarse para que el bebé pueda crecer.

Eso obliga a que los de la espalda trabajen el doble y, claro, si estos no están bien fortalecidos acabarás con lesiones en ellos, y el consiguiente dolor de espalda, que en realidad no es que te duela por los huesos o por el peso, sino por los músculos.

Factores hormonales

Sí, esas hormonas que te revolucionan durante todo el embarazo. Pues ellas también son las culpables de ese dolor de espalda. En concreto, es la hormona relaxina. Y es un poco “traicionera”. Verás, esta hormona hace que te relajes, y que relajes los tejidos y articulaciones, sobre todo en el momento del parto. El problema es que, como se mantiene alta durante el embarazo, va a debilitar la zona de la espalda, con lo que una mala postura, el peso, y un movimiento “en falso”, puede acabar con un gran dolor de espalda.

Factores ‘de peso’ para el dolor de espalda en el embarazo

Por último, sí, no podemos negar que algo de culpa tiene el peso que coges de más en el embarazo, además, al crecer tu barriga, es normal que te desestabilice y la espalda tienda a modificar para mantener el equilibrio. Así, al cambiar tu centro, esta se esfuerza más y de ahí los dolores.

Además, si no tienes una buena forma física, o bien padeces molestias o problemas en la espalda (cifosis, escoliosis, hernias…) un embarazo puede aumentar los síntomas de esos problemas y sufrir más dolor.

Consejos para aliviar el dolor de espalda

dolor de espalda embarazo
Fuente: PIxabay

No, no puedes quedarte todo el día en la cama mientras estés embarazada para evitar los dolores. Más que nada porque el dolor de espalda también puede aparecer por estar tumbada mucho tiempo. O sentada, o en una posición constante. Sin embargo, sí que podemos darte algunos consejos para aliviar ese problema.

  • Procura mantener una postura adecuada. Conforme crece tu barriga es normal que empieces a “meter” la espalda, como si sacaras barriga. Pero eso estará perjudicándote porque es una mala postura la que adquieres. ¿Qué hacer entonces? Pues intenta mantener la espalda recta cuando andes o te sientes.
  • Estando tumbada o sentada, procura que no se te hunda la espalda. Es decir, usa sillones o sofás que te mantenga recta la espalda. Por ejemplo, un colchón más duro, o un sofá con respaldo recto. Así no tendrás ese problema.
  • Realiza ejercicios para fortalecer la espalda. Que estés embarazada no quiere decir que no puedas hacer algo de deporte. Por ejemplo, puedes tumbarte en el suelo, con las piernas estiradas (y juntas) y levantar los brazos rectos para estirar así la espalda. Otra opción es, a cuatro patas, hacer la postura del gato (como cuando arquea el lomo hacia arriba) para ayudar a tu espalda a que se mueva.
  • No pases mucho tiempo en una misma postura. Da igual que sea sentada, de pie, tumbada… Debes moverte para evitar que el reposo haga que, a la hora de moverte, todo tu cuerpo se queje (o peor aún, hagas un mal movimiento y te lesiones).
  • Duerme de lado. Es la forma para que la espalda descanse. Si duermes bocabajo, esta adquiere una curvatura forzada (y es más complicado que puedas dormir así); y si lo haces bocarriba, el peso del embarazo puede hacer que tu espalda se arquee también.
  • Usa una faja o banda. Eso sí, no te la aprietes demasiado, ni la lleves las 24 horas. Es necesario darle un descanso a la espalda. Pero sí puede ayudarte a sentirte más protegida en esa zona.
  • Acude al médico. Si el dolor de espalda es muy fuerte, o ya no aguantas, es recomendable que vayas al médico para que evalúe tu caso. Puede ponerte algún tratamiento para ayudarte a sobrellevar los días.
  • Masajes. Confía siempre en fisios de calidad, ya que estos pueden darte un masaje en la espalda, o incluso utilizar acupuntura, para aliviar el dolor de espalda. Aunque no lo creas,es bastante efectivo. Eso sí, a veces deben dar el masaje estando de pie, ya que si el embarazo está muy avanzado, te será difícil tumbarte bocabajo.