Embarazo a edad avanzada: riesgos a los que te enfrentas

Una mujer en estado de embarazo a edad avanzada

Cada vez es más habitual que las mujeres retrasen la edad a la que engendrar hijos, lo cual implica que, cuanto más se deja, el embarazo se hace más peligroso, tanto para el bebé como para la propia madre.

Pero, ¿qué consecuencias tiene un embarazo a edad avanzada? A continuación te hablamos de este problema y de todo lo que puede pasar, tanto al bebé como a ti. ¿Preparada?

Cuándo se considera un embarazo a edad avanzada

Embarazo a edad avanzada

A pesar de que la ciencia avanza y que nuestro estilo de vida no es el mismo que hace 10 o 100 años, lo cierto es que, a pesar de que cada vez llegamos a vivir más años, eso no implica que también se pueda alargar nuestra edad para engendrar hijos.

En general, los médicos establecen que, hasta los 40 años, no hay un riesgo importante para quedarse embarazada. Sin embargo, pasados esos años sí que pueden existir muchos más riesgos, tanto para la madre como para el propio bebé.

Esto es algo parecido a lo de la «fecha de caducidad». No significa que, llegada a esa edad, ya no se pueda concebir, o que se tengan riesgos. Pero sí es verdad que los tantos por ciento en según qué situaciones aumentan significativamente, tanto que es normal poner sobreaviso ante un embarazo.

Riesgos de un embarazo a edad avanzada

estado de Embarazo en edad avanzada

Si tienes más de 40 años y quieres quedarte embarazada, o ya lo estás, los riesgos a los que vas a enfrentarte son los siguientes:

Mayor probabilidad de tener un aborto

Según las estadísticas que barajan los propios expertos, los embarazos de entre 40 y 45 años tienen un 35% de probabilidad de que no lleguen a buen puerto y se produzca un aborto natural, muchas veces debido a la mala calidad de los óvulos, a enfermedades de la madre, etc.

Este tanto por ciento sube 10 puntos, hasta el 45%, para las madres mayores de 45 años, lo que implica casi que, de cada 2 embarazos, uno puede no finalizarse.

Posibilidad de tener un bebé con Síndrome de Down o anomalías cromosómicas

Una embarazada

A pesar de que la enfermedad más conocida es la de síndrome de Down, lo cierto es que no solo puedes arriesgarte a que tu bebé tenga esta, sino que hay muchas más anomalías en los cromosomas que atañen tanto al número como a la forma de los cromosomas.

Y eso es problemático, porque puede suponer el abandono o no del bebé, o problemas sociales de estos.

Por eso, a partir de los 35 años se recomienda a las mujeres embarazadas realizarse la prueba del líquido amniótico, más conocida como amniocentesis, para ver si hay alguna anomalía. Otra de esas pruebas es un estudio del tejido placentario.

Mayor probabilidad de cesárea

Es cierto que las mujeres mayores de 40 años pueden tener un parto natural. Sin embargo, lo cierto es que, estadísticamente, se ve un aumento significativo de aquellas que finalmente acaban en una cesárea, bien porque el bebé no llega a salir por el canal, porque no se dilata bien o por otros problemas que pueden surgir.

Problemas durante el embarazo

Otro de los motivos por los que hay que considerar un embarazo a edad avanzada es, sin duda, los nueve meses de embarazo que pueden repercutir negativamente en la salud de la embarazada. No hablamos de los cambios hormonales, que ya de por sí son problemáticos, sin duda; sino de problemas de salud que pueden ir más allá del parto, como podría ser diabetes, tensión alta, ciática, problemas de espalda…

Todos estos achaques pueden mantenerse tras el embarazo y hacer que el estilo de vida que se llevaba cambie de manera radical.

Muerte de la embarazada

No queremos que suceda, pero es inevitable hablar de ello. Y es que, según el estudio que llevó a cabo la Organización Mundial de la Salud, OMS, en 2014, un embarazo a partir de los 35 años eleva la probabilidad de muerte materna, no solo en el embarazo, sino también en el parto o incluso en el posparto (hasta 42 días no se sale de peligro).

Nacimiento prematuro

Por el otro lado, la posibilidad de que se adelante el parto antes de las 37 semanas es mucho mayor, lo que implica que puede haber complicaciones para el bebé (que no sea lo bastante fuerte, no tenga los órganos bien formados, bajo peso al nacer…).

En muchos casos, este tipo de embarazos sufren mayores pérdidas de sangre durante los primeros trimestres, o problemas de sangrado a lo largo de toda la gestación que hay que vigilar constantemente, así como el estado de la madre y del bebé.

Como ves, un embarazo a edad avanzada no es tan agradable ni tan bonito como pudieras pensar. Se tienen muchos más riesgos y problemas que te harán cuestionarte si de verdad es algo que quieras hacer. Recuerda que la alternativa es la de adoptar.

Ir arriba