Errores que cometes cuando estás embarazada

Llevar en tu vientre a una criatura puede ser el sueño de muchas. El problema es que, a lo largo del embarazo, se cometen algunos errores que pueden poner en peligro la salud del bebé, o de la propia embarazada.

Es por eso que hoy queremos resumirte cuáles son las cosas que no deberías hacer cuando estás en estado de buena esperanza, tanto por tu bien como por el bien de los más pequeños. ¿Quieres saber de lo que hablamos?

Embarazada durante nueve meses: y cometiendo errores

Sí, no podemos decir que, en algún momento, se cometa algún error. De hecho es algo que puede ocurrir. Y no por ello se hace de manera consciente. Algunas cosas se hacen porque se piensa que son así; otras, por creencias que no deberían existir.

En general, lo que debes tener en cuenta es lo siguiente:

1. No saber que estás embarazada

Sí, sabemos que es difícil saber cuándo estás embarazada porque no es un estado que se sepa de la noche a la mañana, lleva su tiempo. El problema es que a veces no se escucha al cuerpo, que da señales de que algo pasa; en cambio, las achacamos a la vida ajetreada, a todo el estrés que tenemos, etc.

Pero es un error y por algo concreto: durante el tiempo que no sabes que estás embarazada estarás haciendo vida normal: beberás, comerás cosas que a lo mejor no son buenas para el bebé, incluso medicamentos que habría que retirar. Y todo ello puede perjudicar al desarrollo del bebé.

Eso sí, también ten en cuenta que la mayoría de ocasiones no influye, pero cuanto antes escuches a tu cuerpo, mejor.

2. No mantener relaciones sexuales

La abstinencia de nueve meses por estar embarazada en realidad no es necesaria. De hecho, aquellas parejas que mantienen sexo durante el embarazo consiguen que el bebé nazca con un parto más rápido y además mucho más sencillo de realizar (aun siendo primeriza).

Eso sí, hay que tener cuidado a la hora de practicarlo y sobre todo saber si el médico ve algo que lo desaconseje. Pero eso de no tener sexo en nueve meses nada de nada, es una de las formas más bonitas que estar los tres juntos.

3. Comer por dos

viajar embarazada
Fuente

Esta es una creencia de abuelas. Siempre se ha dicho que una embarazada debe comer por dos porque lleva en su vientre un bebé. Sin embargo, lo cierto es que no tiene por qué ser así. Con que hagas una alimentación saludable, y no te pases con la comida, será más que suficiente.

Además, muchos de los kilos que engordes por comer en exceso, luego van a ser muy complicados de soltar, así que tenlo en cuenta si después quieres volver a tu peso y te pasas con esto.

4. No hacer ejercicio físico estando embarazada

De acuerdo, el cuerpo te pesa más, estás más cansada y te cuesta moverte. Pero nada de eso es excusa para que no hagas ejercicio físico adecuado para embarazadas. O simplemente salgas a andar. Con ello lo que consigues es que el cuerpo se mantenga activo, fortalecer los músculos y, a la hora del parto, estás más fuerte para soportarlo.

Si te abandonas y no haces nada, tu cuerpo no estará en condiciones para tener un buen parto, te costará más. Y a eso debes sumarle que puedes pasar un embarazo más difícil por los dolores, molestias, problemas para dormir…

Hay muchos ejercicios que una embarazada puede realizar sin ningún problema, solo tienes que probar cuáles son los que mejor te van sin que tengas miedo a que el bebé vaya a sufrir. Si tienes miedo, siempre puedes consultar a un médico o a un entrenador personal para que te asesoren.

5. Antojos malos

Sí, no vas a poder evitarlo. Seguro que a lo largo de los nueve meses tendrás algunos antojos que no son adecuados, bien porque llevan mucho azúcar, porque te sientan fatal en el estómago o por cualquier otra cosa.

¿Qué se hace entonces? Lo que dicen de que si no cumples con el antojo el niño o niña va a salir con una marca es solo una creencia popular; en realidad no tiene por qué ser así. De hecho, no hay un fundamento. Así que, a la hora de tener un antojo, siempre que sea malo, trata de sustituirlo por otra cosa para que tu cerebro se resetee y deje de pedirlo. Y si ves que es imposible y es recurrente, dependiendo de lo que sea siempre puedes considerar tomarte un poco solo.

6. Pensar más en el peso de embarazada que en el bebé

La moda de hoy es que en el embarazo tengas un cuerpo escultural que, a la hora de dar a luz, se mantenga así. Pero no puedes negar nutrientes ni ponerte a dieta estricta durante el embarazo porque estás privando al bebé de lo que necesita para desarrollarse bien.

Sí, las famosas lo consiguen, pero tienen detrás un equipo médico, entrenadores personales y muchos profesionales que velan porque todo vaya bien (además que solo ves una ínfima parte de su vida y no sabes si es verdad). Y tras dar a luz, muchas pasan por clínicas para que eliminen excesos de piel y otras cosas que tú no puedes más que soñar. Así que deja de compararte con ellas y piensa más en tu bebé, y no en mantener el peso que tenías antes de estar embarazada.