GUÍA DEFINITIVA para una vuelta al cole, a los deberes y a estudiar

La vuelta al cole ya ha empezado. De hecho, la semana pasada muchos comenzaron el colegio, y esta semana lo han hecho los de instituto. Y claro, eso implica que, en estos días, ya hayan comenzado con nuevos temas e incluso algunos profesores ya avisen de que van a tener exámenes en breve.

Por eso, es tan importante pensar en crear una rutina de deberes y de horario para estudiar, porque con ello ayudarás a que sepa concentrarse y poder sacar adelante el curso.

Las pautas para una vuelta al cole productiva

Si tienes hijos, y quieres que saquen el curso en junio, mantenerles una rutina de estudio es muy importante. Pero no sirve el estudiar en cualquier lado; es necesario un espacio para él o ella así como unas pautas de estudio.

1. Organiza el material escolar de la vuelta al cole

Seguramente ya tengas en u haber todos los libros que va a utilizar tu hijo. También las libretas, bolígrafos, lápices, y todo lo demás que precisará. Pero, ¿dónde lo tiene todo?

Es muy importante que, desde que comienza la escuela, tenga un lugar suyo personal para poder estudiar o hacer los deberes, y que los haga ahí, no en cualquier sitio. De esa manera, ese sitio se convertirá en la zona de estudio e irá tomando la rutina de concentrarse cuando esté haciendo algo ahí.

Ahora bien, tienes que mantenerle un orden, no puede ser que esté todo disperso porque, aunque no lo creas, eso también desconcentra. En cambio, si le ayudas a mantener un orden la cosa va a cambiar, y mucho.

vuelta al cole
Fuente

2. Planifica un horario

Sí, eso de volver del colegio y ponerse a hacer deberes o a estudiar no le gusta a nadie. Ni siquiera a ti cuando eras pequeño y rabiabas con tus padres porque querías seguir viendo la tele, jugando, o simplemente tirarte a dormir en la cama. Pero desgraciadamente hay que mantener un horario.

Por supuesto, este horario dependerá de la edad de los más pequeños. Por ejemplo, cuando son pequeños, de 3 a 6 años, no puedes tenerlos horas y horas estudiando; es una tontería porque se cansarán, se despistarán y además no tienen tanto para aprender.

Pero sí puedes mantenerle un horario, por ejemplo que de 5 a 6 estudien lo que han dado, o con juegos contigo. De esa manera, vas creando un hábito de estudiar todos los días. Y créenos si te decimos que eso ayudará a que después puedas aumentarlo.

3. Estudiar “a la vieja usanza” para una mejor vuelta al cole

Pues sí, es algo que debes llevar a cabo, aunque pienses que un ordenador o una tablet es mucho mejor. Las nuevas tecnologías con los más pequeños lo único que consiguen es despistarlos, y no logran fomentar su mente, y todas las habilidades que requerirán: concentración, memoria, etc.

Por eso, intenta evitarlas a la hora de estudiar (salvo que tus hijo las necesite para llevar a cabo los trabajos). Pero, si no es así, intenta que haga las cosas como siempre se han hecho, a papel y bolígrafo. Así, ayudarás a que mejore su letra, y a que se concentre haciendo que lo que estudia se le quede en la cabeza. Sí, irá más lento, pero tendrás múltiples beneficios a cambio.

4. No relaciones la hora de estudiar con algo malo

vuelta al cole
Fuente

Para ellos ya es bastante malo, lo sabemos. Lo recordarás también. Pero hay muchas formas de hacer ese rato algo más divertido. Cuando son pequeños, la hora de estudio la pueden hacer acompañado, porque con juegos y con música, aprenden mucho mejor. Pero conforme crecen necesitan un hábito de estudio mayor, y eso si lo vas haciendo gradualmente lo irán llevando mucho mejor.

Además, si desde pequeños ven ese momento de estudio como “su trabajo”, no lo verán como algo negativo, sino como algo que deben pasar para después disfrutar de tiempo libre.

5. No te saltes el horario

Y esto no va tanto por ellos sino por los padres. Sí, igual que los niños tienen que respetar que se tenga un trabajo y que haya que cumplirse un horario, también debemos respetar el horario de ellos y, salvo que sea algo de fuerza mayor, no deberías trastocarlo porque lo único que conseguirás es que entienda que no pasa nada por saltárselo, cambiarlo o incluso no estudiar un día.

Eso quiere decir que, si tienes que hacer cosas, debes respetar el horario de tu hijo, o buscar uno que no interrumpa nada más.

Sí, va a ser un engorro, pero si quieres generar una rutina, tienes que adaptar horarios. De todos.

6. Su espacio, su forma

Al principio, es mucho mejor que los niños estudien sin ningún tipo de ruido, para que se acostumbren al silencio y a concentrarse en una sola cosa.

Conforme crecen, sí es cierto que hay veces en las que pueden querer estudiar con música, con la tele, etc. Pero eso ya dependerá de ellos, porque hay quien se concentra más con ruido que sin él. Cada uno es un mundo.