Ictericia en recién nacidos, las claves para entenderla

Cuando tu bebé nace, lo que quieres es que esté sano, que tenga todo lo que debe tener y que esté todo en su sitio. Pero cuando lo ves, y su piel no tiene el tono de color habitual, se te puede caer el mundo encima. Si tu bebé está de un tono amarillento, se produce la llamada ictericia en recién nacidos, un problema que no llega a ser muy grave, pero que hay que tratar y vigilar para que no vaya a mayores.

Por eso, hoy vamos a hablarte para que sepas cómo actuar, y lo que puede pasar, si un bebé tiene ictericia.

Ictericia en recién nacidos: Cuando tu bebé tiene la piel amarilla

La ictericia se produce cuando la bilirrubina en la sangre del bebé es alta. Esto es algo muy normal en los bebés, debido a que, en la placenta, esta se encarga de eliminar ese exceso de bilirrubina pero, cuando nace, el hígado, que es el órgano que se encargaría de hacerlo, puede tardar un poquito en eliminar el exceso de manera eficiente. Por eso, a veces, es unos días después cuando el bebé tiene la piel amarilla.

Esas preguntas que te haces ahora sobre la ictericia no son una tontería. Seguro que ahora que lo has leído, si estás embarazada o has dado a luz hace poco, estás preocupada porque le pueda pasar algo así a tu hijo. Tranquila.

Aquí te vamos a dejar las preguntas más habituales que pueden surgirte sobre este problema que, como te decimos, en principio no guarda ningún riesgo grave para el bebé (pero tampoco puedes dejarlo pasar).

¿Cómo sé si mi bebé tiene ictericia?

El signo más evidente de que tu bebé tiene este problema es la piel amarilla. Esta no empieza en todo el cuerpo. Normalmente empezará en la cara y luego irá bajando hasta el pecho, los brazos y las piernas.

Otra parte que puedes mirarle a menudo son los ojos. Si un bebé tiene ictericia, la zona blanca de los ojos se volverá amarilla.

Una opción que se realiza es un análisis de sangre (o una prueba cutánea). Esta suele llevarse a cabo nada más nacer pero, en muchos casos, se puede repetir a los dos días para verificar que el bebé no tenga ictericia.

ictericia recien nacidos
Fuente

¿Qué tipos de ictericia hay?

Los recién nacidos pueden tener dos tipos de ictericia que has de conocer:

Ictericia por lactancia

Se trata de un problema que curre casi siempre en la primera semana de su nacimiento y suele afectar más a bebés que no tienen una buena alimentación o hay problemas con la lactancia, por ejemplo que la leche de la madre no termine de salir bien.

Ictericia por la leche materna

Al contrario que la anterior, este tipo de ictericia sale después de la primera semana de vida. Normalmente aparece en la segunda o tercera semana y el motivo de ello suele ser la leche materna, no porque sea mala para el bebé, sino porque las sustancias que componen esa leche no termina de asimilarlas el bebé, en concreto la bilirrubina en el hígado, con lo que habría que hacer unas pruebas para ver si algo no marcha bien.

¿La ictericia es grave?

No… y sí. Esto es como en todo. Un resfriado no es grave, pero si no se cura bien y se va a más, puede generar problemas graves. Lo mismo sucede con la ictericia.

De hecho, se dice que casi todos los bebés nacen con un poco de ictericia debido a que su hígado es tardío en aprender a eliminar adecuadamente la bilirrubina en sangre, pero lo hace. Ahora bien, es cierto que, cuando el nivel de bilirrubina en sangre sobrepasa valores “seguros”, la cosa cambia.

Y es que el bebé podría sufrir daño cerebral.

Por eso es tan importante observar a los recién nacidos para que, en el momento en que se detecte algo raro, se pueda acudir al pediatra para que nos ayude.

ictericia recien nacidos
Fuente

¿Cuánto dura la ictericia?

La ictericia en recién nacidos no es cosa de curarla de la noche a la mañana. Requiere su tiempo, y hablamos de en torno a un mes, a veces más, a veces menos. Pero cuando esta se mantiene por tres semanas, entonces los médicos suelen realizar otro tipo de pruebas por si pudiera haber problemas en el hígado.

Cuando no funciona la lactancia materna, muchos optan por pasar a la alimentación con leche de fórmula en un intento por probar. No quiere decir que la leche materna no sea buena para tu bebé, pero sí puede tener complicaciones para tomarla (no se produce suficiente leche, el bebé no coge bien el pecho de la madre, etc.).

¿Es bueno llevar al médico al bebé para que lo revisen?

¡Por supuesto! Una vez salgas del hospital, conviene que un pediatra o la enfermera lo revise en un plazo de 3 a 5 días. Debido a que es en esa semana cuando más peligro hay de que tenga ictericia, contar con otros ojos (además expertos) puede ser un gran alivio.