Mosquitos: cómo proteger a tus hijos de las picaduras

Con el buen tiempo, es normal que los niños quieran salir a jugar a la calle, que se diviertan más horas al exterior… Pero esto conlleva que están rodeados de insectos, y no solo los mosquitos pueden picarles, sino también avispas, abejas, etc. ¿Cómo lo podemos proteger?

Si tienes un bebé en casa, o niños pequeños, puedes encontrarte con que su cuerpecito aparezca “picoteado” por esos “antipáticos” insectos. Para evitarlo, te hablamos de algunos consejos que te ayudarán.

Picaduras de mosquitos: cómo evitarlas

Cuando empieza la primavera, por el hecho de llevar ropa más fina, y corta, nos cuidamos más la piel, tanto los adultos como los niños. El problema es que, muchas veces, los niños son el centro de atención de los temidos mosquitos, y eso implica que, de la noche a la mañana, los pobres estén “comidos por los mosquitos”.

Si a eso le sumamos el hecho de que los niños se rascan y pueden hacerse heridas, que luego quedan como marcas, ponerle remedio antes es importante.

Por eso, aquí van algunos consejos que te ayudan a proteger a tus hijos de las picaduras.

No salir en las horas de mayor incidencia

Aunque esto a veces no es posible, es importante tratar de quedarse en casa en las horas clave del día, y usar sobre todo la primera hora de la mañana, o cuando está atardeciendo, para salir.

Tampoco es recomendable ir por zonas húmedas porque allí hay una mayor concentración de mosquitos que en otras zonas.

Usar ropa clara

La ropa con colores claros es mucho mejor que la oscura. Aparte de que esta última da más calor. Ahora bien, debes saber que los mosquitos, así como otros insectos, se ven atraídos por los colores, de manera que intenta que sean tonos pastel o incluso el blanco.

Si vas al campo o a zonas donde sí puede haber más mosquitos, o insectos en general, usar ropa de manga larga, fina y ligera, pero que cubra todo su cuerpo, mucho mejor.

No uses colonia

Seguro que acabas de bañar a tu bebé o a tus hijos y lo primero que haces cuando los secas es perfumarlo con colonia o usar geles con aromas, ¿a que sí? Pues que sepas que ese gesto tan inocente en realidad puede acabar atrayendo a mosquitos.

Los geles y las colonias infantiles son dulces y de olores intensos, y eso hace que los mosquitos se sientan atraídos por ellos y acudan a la fuente de ese olor. Y sí, terminará picándole.

Protege tu casa

Usar mosquiteras en las ventanas y puertas, o incluso en la propia cama, colocar plantas aromáticas, productos antimosquitos, insecticidas (siempre con cuidado a la hora de utilizarlos) son remedios que funcionan si los usas de manera adecuada.

También el uso del aire acondicionado, porque a los mosquitos lo que le encanta es el calor, pero si mantienes una temperatura fresca en la casa evitarás que se alojen allí.

Luces solo lo justo

Por la noche, la luz es un foco al que van los mosquitos de inmediato, así que, en la medida de lo posible intenta no tener la luz encendida en casa, porque lo único que conseguirás es que los mosquitos quieran entrar en tu hogar.

Usa protectores y repelentes

Aquí debemos hacerte una gran recomendación. Y es que antes de comprar cualquiera de ellos, ya sea de farmacia o de supermercado, conviene que hables con tu pediatra para que te pueda asesorar. Hay muchas marcas y productos en el mercado y unas son más indicadas para bebés, para niños, para pieles sensibles, etc.

Si tienes dudas, consulta la opinión del pediatra y también del farmacéutico. Así podrás tomar una decisión más acertada.

También debes asegurarte que los usas y que los protegen bien. Normalmente todos los productos, una vez aplicados, necesitan unos minutos para activarse, por lo que deberías echárselo un ratito antes de salir.

Ten a mano un tratamiento

A pesar de todas las medidas que pongas, seguro que alguna picadura de mosquito cae y es importante detectarla a tiempo antes de que los niños empiecen a rascarse y a hacerse sangre, porque no solo se dejarán una marca, sino que podría infectarse la herida.

Por eso, a primeros de la primavera, conviene que compres en la farmacia alguna crema o tratamiento para los mosquitos. Así, cuando detectes una picadura, podrás aplicarla para que no vaya a más. Y también le enseñarás a tus hijos lo que tienen que hacer en lugar de rascarse (es una manera de inculcarles que, si les pica algo, no deben tocarse, sino tratar la picadura).

Con todo esto no podemos asegurarte que los mosquitos vayan a dejar tranquilos a tus hijos, pero al menos sí que se lo vas a poner más difícil a ellos y lograrás que evitar las temidas picaduras.

Además, existen muchos remedios caseros que podrías considerar utilizar para mantener protegidos a tus hijos y que puedan dormir tranquilos sin sufrir ataques de mosquitos por la noche (sobre todo si duermen destapados y desnudos).