Motivos por los que ir a urgencias en tu embarazo

Que un embarazo vaya bien es lo normal y lo que toda embarazada espera y confía. Pero desgraciadamente no siempre puede ser así y hay algunos motivos o síntomas que te pueden hacer acudir a urgencias.

Hay muchas mujeres que son un poco hipocondriacas y que prefieren no conocer los problemas o enfermedades que se pueden tener en el embarazo para no agobiarse y que su cuerpo les haga pensar que tienen ese problema. Pero algunas veces conviene saber cuándo acudir a urgencias. Y eso es lo que te queremos contar hoy.

¿Qué le pasa a mi embarazo? Con esto, ve a urgencias

No queremos alarmarte ni que pienses que tu embarazo no va a salir bien. No tiene por qué pasar nada. Pero sí es cierto que, si conoces los motivos que te harían tener que ir a urgencias, en el momento en que los notes puedes anticiparte al problema y así tener más probabilidades de que no haya ninguna consecuencia negativa ni para tu bebé ni para ti misma.

Por eso, entre los motivos están:

1. Sangrado vaginal

Esta es quizás el motivo más común por el que se va a urgencias. De hecho, cuando llegas allí y hablas con la primera persona, en el momento en que dices que estás sangrando la primera pregunta que te hacen es si estás embarazada, ya que, si así fuera, han de darte prioridad para saber lo que pasa.

Un sangrado vaginal no tiene que preocuparte. No quiere decir que tu bebé corra peligro, o que haya algo que está mal, porque a veces hay un pequeño sangrado sin que afecte al bebé. Ahora bien, hay que cerciorarse y para eso lo mejor es acudir a urgencias o a tu médico lo antes posible, sobre todo si el embarazo está ya avanzado.

Una vez allí determinarán las causas y podría sugerirte que te tomaras las cosas con más calma, o incluso que haya un reposo relativo o absoluto para evitar perder a tu bebé.

2. Preeclampsia

La preeclampsia se caracteriza por una tensión arterial alta, así como dolores de cabeza, hinchazón, etc. Aunque no lo creas, hablamos de una enfermedad grave que necesita de cuidados médicos porque puede poner en riesgo a la madre y al bebé si no se pone tratamiento de por medio.

En caso de que la preeclampsia no se coja a tiempo, desembocaría en una eclampsia, es decir, presión arterial alta, proteínas en la orina, y un desenlace de coma.

3. No sientes a tu bebé

embarazo
Fuente: Pixabay

Uno de los mayores miedos de una madre que lleva a su bebé en el vientre es que este deje de moverse. Por eso, desde el momento en que se sabe que deberías notarlo, estás muy pendiente de que no deje de moverse, aunque sea molesto para ti y no te deje descansar. El hecho de saber que se mueve ya te ayuda a conocer que está vivo.

Pero, claro, cuando deja de moverse, puede darte un buen susto, y es algo que no se le desea a nadie. Hay que decir que los bebés también duermen, así que no están las 24 horas moviéndose ni dando patadas. Algunos médicos recomiendan que, cuando no se mueva, se tome zumo de naranja. No se sabe por qué, despierta a los bebés y hace que se muevan.

De todas formas, si tu bebé es de los activos y de pronto deja de moverse, es mejor que acudas a urgencias. Incluso si notas que no hay movimiento.

4. Salida de líquido extraño

Relacionado con el sangrado vaginal, en general cualquier tipo de salida de líquido de tu vagina es un motivo más que razonable para acudir a urgencias y que sepan qué pasa.

Normalmente, cuando hay una salida de líquido, este puede ser del líquido amniótico, lo que pondría en peligro la vida del pequeño si la placenta se ha roto.

Cuando es un líquido transparente, si bien es necesario que vayas a urgencias, puede no ser tan grave que si fuera de otro color, como verde, ya que estaría en riesgo grave el bebé.

5. Contracciones en el embarazo

Está claro que las contracciones es algo por lo que pasarás al final del embarazo (y en la mayoría de los casos no vas a evitarlas).

El problema es que esas contracciones aparezcan antes de tiempo, y que además sean dolorosas y seguidas, como si te hubieras puesto de parto cuando aún no te toca. Si pasa eso, quizá puedan parar el momento, pero si no, necesitas asistencia médica, sobre todo si estás de pocas semanas de embarazo porque tu bebé puede no sobrevivir.

6. Vómitos constantes en el embarazo

Tener vómitos es algo normal en el primer trimestre de embarazo. Pero hay ocasiones en las que algunas mujeres pasan todo el embarazo con vómitos, y eso puede hacer que se deshidraten o que pierdan peso al no poder ingerir alimento sin vomitarlo después.

Por eso, si te pasa eso, lo mejor es que acudas a urgencias ya que estarías poniendo en peligro tu vida. Y con ello la de tu bebé también.