Niños bilingües: lo bueno y lo malo de que hablen dos idiomas

Hoy día, saber idiomas es muy importante. El inglés, a pesar de que no es la lengua más hablada del mundo (es el chino), es la más internacional de todas y por eso muchos padres quieren que sus hijos sean bilingües, es decir, que hablen dos idiomas. Para ello, desde pequeños empiezan a hablarles en inglés y en español para que se adapten a ambos idiomas. Pero, ¿qué tan bueno es eso? ¿Es positivo o negativo para los pequeños?

Si quieres criar a tus hijos siendo bilingües y que hablen dos idiomas a la perfección, esto te puede interesar.

Niños bilingües, ¿cómo aprenden?

ninos bilingues
Fuente: PIxabay

Has de saber que un bebé es capaz de escuchar sonidos que tú ya no eres capaz. Ellos están más receptivos y cualquier sonido les llama la atención y lo registran. De ahí que muchos padres sepan que, a edades muy tempranas, el ayudarles a conocer un idioma es muy importante porque les permite aprender desde el principio la entonación, los sonidos, etc. de cada lenguaje.

A pesar de que de adultos cuesta mucho, para los niños es casi como andar, no les cuesta nada. De hecho, según los estudios, se sabe que cada idioma utiliza unos 40 sonidos como media, y conocerlos de pequeño siempre ayuda a formalizar el aprendizaje de una lengua.

Las ventajas de los niños bilingües

No hay duda de que el hecho de que los niños puedan hablar dos idiomas es algo bueno, porque así podrás comunicarse con otras personas de diferentes países sin dificultad, para ellos es su “lengua materna y paterna”, ya que desde pequeños se les ha hablado tanto en un idioma como en otro.

También ayuda a que separe los dos idiomas, de tal forma que es capaz de diferenciar uno y otro y de hacer “malabares” o adaptarse según las necesidades que tenga en cada momento.

El cerebro estará más ejercitado, porque es un buen entrenamiento para mantenerlo en forma. ¿Por qué? Pues porque, cuando habla dos idiomas, tiene que mantener un esfuerzo en centrarse en la lengua que escucha, lee o habla. Es decir, los niños pueden pensar en inglés, alemán, italiano, español… pero, a la hora de comunicarse con un idioma concreto, han de esforzarse por pensar en ese idioma.

Lo malo de aprender dos idiomas los niños

ninos bilingues
Fuente: PIxabay

Ahora bien, no todo es bueno cuando desde la más tierna infancia se les educa en dos idiomas. Y es que, según los estudios que se llevan a cabo, el vocabulario de los niños bilingües es más limitado para ellos. Ten en cuenta que hablas dos idiomas a una misma persona; por tanto, no puedes hablar el 100% en un idioma, sino que divides el tiempo.

Eso implica que se expone a la mitad de tiempo para aprender un idioma.

Además, debido a ese sobreesfuerzo en el cerebro, al hecho de hacerlo trabaja más, si bien es un buen entrenamiento, no deja de ser un problema. Hablamos de procesos cerebrales que van a requerir esfuerzos para hablar una lengua y desactivar la otra, o cambiar una por otra. Hay un mayor desgaste y cansancio mental.

Por último, uno de los problemas que muchos niños bilingües tienen es su lenta capacidad de reacción. Muchos niños, cuando quieren decir una palabra en un idioma, la dicen en otro, con lo que las situaciones en las que se mezclan en su mente y es habitual que las conversaciones den lugar a frases con palabras de un idioma y de otro. Esto con el tiempo lo solucionan, pero sí es verdad que pasarán unos años para reaccionar de manera adecuada.

Métodos para que los niños hablen dos idiomas

ninos bilingues
Fuente: PIxabay

Si has puesto los pros y los contras en una balanza, y han ganado los beneficios de saber dos idiomas frente a las desventajas, entonces el siguiente paso es saber cómo llevarlo a cabo. Métodos existen muchos, pero hay algunos que son más efectivos que otros. Por ejemplo:

Que cada padre le hable un idioma

Es bueno que los niños se comuniquen con un grupo de personas en un idioma y otro grupo en otro. Así, ellos desde pequeños pueden entender que han de hablar un idioma con una persona y otro con otra. Por ejemplo, un padre podría hablar en inglés mientras que la madre lo haría en español. Eso quiere decir que no puedan entender lo que le dice el otro; sí que lo harán, pero es una forma de que el niño no mezcle los idiomas porque sabrá, dependiendo de con quién habla, el idioma que debe utilizar para comunicarse.

Programas de inmersión lingüística

Estos programas sirven para que los niños estén en entornos donde se habla el idioma prácticamente al 100%. No es como vivir en un país donde se hable ese idioma, pero sí es muy parecido. Y es que, durante el tiempo que dura el programa, toda la relación se realiza en ese idioma, de tal manera que, aunque al principio cuesta, después se adaptan muy bien llegando a hablar el idioma perfectamente.

Inmersiones en ambos idiomas

Planificar fines de semana culturales, cada uno en un idioma, puede ayudar a los más pequeños a afianzar los conocimientos. Por ejemplo, que un fin de semana sea para hacer actividades en español y el siguiente en un segundo idioma (el inglés, por ejemplo).

Así, estarás exponiendo a los más pequeños a situaciones por las que debe reaccionar a un idioma o a otro, ayudándole a que sepa interactuar de manera natural como si ambos idiomas fueran nativos para él o ella.