Qué hacer si tu bebé sigue llorando cada vez que lo llevas a la escuela infantil

Escuela infantil

Como ya sabemos, la entrada en la escuela infantil puede ser un trago bastante duro y difícil para nuestros hijos. El periodo en el que nuestros hijos se acostumbran a ir a la escuela infantil se llama periodo de adaptación.

Pero ¿qué hacemos si nuestro hijo no lo supera y sigue llorando cada vez que lo dejamos en la escuela infantil? Aquí te dejamos unos consejos que pueden ayudar.

Mantén siempre una actitud positiva

Bebé pintando

Sabemos que la situación puede ser complicada, pero debemos mantenernos siempre positivos y cuidar nuestro lenguaje no verbal.  Los niños prestan mucha más atención al lenguaje no verbal, por tanto, si ve un lenguaje no verbal (o verbal) negativo solo ayudará a su frustración.

Tu objetivo es darle todo el apoyo que puedas para ayudar a que tu hijo acabe superando la situación.

Mantén la rutina

Tener una rutina establecida ayuda mucho a que los niños se sientan más seguros, pues tendrán una idea de cómo irán funcionando las cosas.

Es muy importante que mantengas su rutina para que tu hijo no pierda el hábito de ir a la escuela infantil y le sea menos difícil acostumbrarse.

Déjale llevar algún objeto

La mayoría de los niños tienen algún muñeco o peluche importante. Si tu hijo tiene uno, puedes sugerirle que lo lleve a la escuela infantil con él para que le haga compañía.

Aunque pueda sonar algo absurdo, puede darle mucha más confianza a tu hijo y que pueda afrontar la situación de una mejor manera.

Despídete bien de él

bebé jugando

Sabemos que a veces puede resultar muy tentador irse de la escuela infantil sin despedirse mientras tu hijo no está atento. Sin embargo, los psicólogos no lo recomiendan para nada, pues vas a ayudar a que tu hijo se sienta más solo e incluso desconfíe de ti.

Se aconseja despedirse siempre con un beso o un abrazo y recordándole que le quieres antes de irte. Para el niño es mucho mejor sentir que te has despedido de él, a que desaparezcas de repente sin haberle dicho nada.

No vuelvas una vez te hayas despedido

Muchas veces nos surge la duda de cómo estará nuestro hijo, y volvemos a asomarnos. Esto, por muy tentador que parezca, solo aumentará la ansiedad del niño por esta sencilla razón.

Si tu hijo cuando te has ido te vuelve a ver asomado por la puerta o la ventana, no va a interpretar bien la situación. Puede pensar que vas a volver a por él, o que te irás asomando a cada rato. Esto hará que el niño espere el momento en que vayas a aparecer, lo que generará mayor frustración en él durante su estancia en la escuela infantil.

Habla con él sobre sus mejoras

Al recogerlo de la escuela infantil es importante que le recuerdes si ese día ha entrado más tranquilo, o ha parado de llorar antes. Estos refuerzos positivos les servirá de gran apoyo y aumentarán más la confianza en sí mismo.

No uses frases chantaje o de pena

Debemos cuidar siempre mucho nuestro lenguaje y evitar a toda costa usar frases chantaje como “si lloras mamá también llorará” o frases de pena como “pobrecito, te han dejado aquí solo todo este rato”. Esto solo lo frustrará, recuerda que la escuela infantil es algo bueno para ellos, y así tienes que reflejarlo.

En vez de estas usa frases positivas que le ayuden como “¡cuántos amigos nuevos tienes!”. Hará que vaya cambiando más su actitud hacia la escuela infantil.

Ten mucha paciencia

Sabemos que puede ser desesperante y doloroso llevar a tu hijo a la escuela infantil y que se ponga a llorar, pero recuerda que debes mantener la calma siempre. Lo que menos necesita tu hijo es que pierdas la calma.

Como ya hemos dicho, mantener una actitud positiva es de vital importancia para que tu hijo se sienta apoyado y su nivel de frustración disminuya con el tiempo.

Consulta que vaya todo bien con los profesores

bebé en la escuela infantil

Muchas veces,  el motivo de que el llanto continúe no tiene que ser por la entrada a la escuela infantil, sino por algo que hay en ella. Debemos comprobar que no exista ningún problema con otros niños ni con ningún profesor.

Siempre es recomendable pedir ayuda a los profesores para que le presten más atención al niño y se compruebe que vaya todo bien.

Cómo ves, lo más importante de todo es que mantengas una actitud positiva y seas paciente a la hora de dejar a tu hijo en la escuela infantil. Muchos niños solo requieren de un poco más de tiempo para poder adaptarse y sentirte seguros y con confianza.

Por ello te recomendamos que sigas todos estos consejos y que sobre todo tengas mucha paciencia, y ya verás como poco a poco la situación en la escuela infantil puede ir mejorando.

Ir arriba