Esto es lo que pasa en la semana 14 de embarazo

embarazo

Un embarazo dura nueve meses. Sin embargo, cuando te quedas embarazada lo que quieres es que ese tiempo pase lo más rápido posible para conocer a tu bebé. Estar tranquila y ir semana a semana viendo su evolución puede calmarte y al mismo tiempo hacerte sentir más ilusiones. Por eso, hoy te vamos a contar qué pasa en la semana 14.

Ya tienes más tres meses (tres y medio para ser exactos) y es cuando «comienza lo bueno» en el sentido en que va a desarrollarse mucho más rápido y vas a ser consciente, de una u otra forma, de la presencia de ese pequeño. ¿Qué va a pasar? Te lo contamos.

Los síntomas de una madre

La semana 14 es una de las más tranquilas del embarazo, que no te vendrá mal si has pasado el primer trimestre fastidiada. La primera novedad que puedes tener es una pequeña barriguita que ya augura tu embarazo. Hay mujeres a las que les sale antes, y otras que, a estas fechas, sigue sin tenerla. Pero tranquila porque al final saldrá, tarde o temprano.

Más allá de eso es posible que no notes otros cambios. Quizás algunas molestias en los pechos, o incluso que estos crezcan, pero normalmente no suele ocurrir.

Sin embargo, sí hay algunos aspectos a tener en cuenta:

Vas a sudar más

Esto es algo normal, no te apures. Es debido a que tendrás más glándulas sudoríparas por los cambios hormonales que has sufrido.

La solución si notas que sudas mucho, y además con mal olor, es extremar la higiene personal, porque por si no lo sabes, el sudor puede ser un «conductor» de infecciones y enfermedades de la piel.

Eso no quiere decir que debas pasar horas en la ducha. No. De hecho, es contraproducente. Evita en la medida de lo posible pasar mucho tiempo en la ducha y menos con agua caliente. Lo mejor es tomar una ducha por la noche (y otra por la mañana si sudas demasiado) y usar productos para evitar el mal olor.

Cuidado con las varices

Las venas varicosas son uno de los problemas que puede presentarse en esta semana, y mantenerse todo el verano haciendo que te sientas mal.

Debido a ese volumen extra de sangre, y a que los vasos sanguíneos se ablanda por las hormonas, el desarrollo de venas varicosas es muy probable. Más aún si estás mucho tiempo de pie o sentada en una misma postura.

Para evitarlas, intenta descansar con las piernas elevadas, haz algo de ejercicio y cambia de postura cada poco tiempo.

Una alimentación llena de proteínas

Vas a necesitar un aporte extra de proteínas para que los cambios que se produzcan no generen problemas. Los expertos recomiendan unos 60 gramos diarios de proteínas, que puedes encontrar en carne, pescado, frutos secos, leche…

Encías sensibles

A partir de este momento puede pasar que tus encías te sangren más de lo normal. Pero es algo normal en este periodo. Nuestro mejor consejo es que acudas al dentista para que te haga chequeos mensuales porque muchas embarazadas tienden a desarrollar caries y problemas bucales durante el embarazo.

Te sangrará la nariz

No tiene por qué pasarte, pero no te asustes si al sonarte te sale algo de sangre. Se debe a esa dilatación de los vasos sanguíneos; al tener una circulación mayor de sangre están más frágiles y con cualquier cosa pueden romperse y hacer que sangres. Pero se pasa pronto.

Rinitis gravídica

Relacionado con la nariz, otro de los problemas que puedes tener en esta semana es esto. Es el nombre que se le da a la sensación de nariz tapada. No querrá decir que estás resfriada ni mucho menos, sino que los cornetes nasales aumentan de tamaño y eso hace que se te tapone.

Realmente es algo parecido a los resfriados, sino que en este caso no tendría por qué ser por esto.

Cómo está el bebé en la semana 14 de embarazo

embrión
Fuente

Vamos a hablarte ahora del bebé. Lo primero que debes saber es que todavía no es muy grande, apenas medirá lo mismo que una nectarina, y ya sabemos que eso es muy poquito (porque te cabe en la mano). Pero aunque sea así de pequeño, ya tiene formado todo el cuerpo. De hecho, va a ser capaz de algunas novedades como por ejemplo el mover los párpados o incluso el llevarse las manos a la boca porque podrá flexionar tanto esas extremidades superiores como las inferiores.

Dentro de la placenta, tu bebé va a desarrollar dos sentidos, el del gusto y el del olfato, y para final de semana ya tendrá una piel mucho más dura que al principio. Debajo de ella, empezará a formarse el pelo, aunque hay bebés que desarrollan más y otros menos (razón por la que unos nacen con más pelo que otros).

En cuanto a los genitales, estos seguirán desarrollándose aunque todos los expertos determinan que aún es pronto para conocer su sexo (porque puede cambiar).

El tamaño que tendrá será de unos 9cm y su peso de apenas 43 gramos. Pero aún así ya se te notará un poquito de barriguita, porque la placenta sí que será de mayor tamaño para ir haciendo hueco a esa vida que crece.

Por último, ¿qué tal si te decimos que tu bebé se puede hacer pipí dentro de ti? Pues sí. A las 14 semanas el bebé empieza a tragar líquidos amniótico y pone en funcionamiento los riñones para, finalmente, orinar. Y eso lo hará cada 30 minutos.

Ir arriba