Esto es lo que pasa en la semana 18 de embarazo

Mujer apunto de tener a su hijo

Si ya has llegado a la semana 18 de embarazo, o estás a punto de hacerlo, empezarán a surgir un montón de dudas sobre tu hijo y tus síntomas.

¿Qué pasa en esta semana? ¿Cómo está tu hijo? Aquí te vamos a darte respuesta a todas esas dudas.

El cuerpo de la embarazada en la semana 18

Mujer esperando a su hijo

Estás en la semana 18 de embarazo, y como sabes, eso significa que comienzan un proceso de cambios en tu cuerpo.

Entre todos esos cambio, podemos notar:

El aumento del tamaño del útero

El útero ya está unos dos dedos por debajo de tu ombligo, y tu peso puede que haya aumentado entre 4 o 5 kilos.

No solo es el peso del bebé el que debes tener en cuenta sino también de la placenta, el líquido amniótico… Así que no te agobies con ello.

Aparición de varices y arañas vasculares

Es normal la aparición de pequeñas varices y arañas vasculares. Todo esto es provocado por el aumento del tamaño del útero y las hormonas provocadas por el embarazo. Ambos condicionan una mayor dilatación de los vasos sanguíneos.

Las varices y las arañas vasculares suelen disminuir en el posparto, aunque puede que no desaparezcan del todo. Así que a partir de este momento deberías empezar a cuidar la circulación y a hacer algunos ejercicios (además de controlar la dieta) para evitarlas.

Ir al baño con más frecuencia y estreñimiento

Embarazada en su semana 18 de embarazo

En la semana 18 de embarazo puede que notes que vas al baño mucho más y que estás estreñida. Esto es debido a dos motivos:

  • Una mayor compresión del útero sobre la vejiga: El útero al ser de más tamaño empieza a comprimir la vejiga lo que ocasiona que tengas necesidad de orinar con mucha más frecuencia. Incluso puede que tengas que levantarte en la noche.
  • Una digestión más lenta: Las hormonas del embarazo junto con el aumento del tamaño del útero (que presiona los intestinos) puede que causen una digestión más lenta y una mayor dificultad para el vaciamiento de los intestinos. Por eso es común que el estreñimiento aparezca.

Pueden aparecer hemorroides

Si, las hemorroides pueden aparecer y pueden estar provocadas por varios motivos:

  • El aumento de presión en las venas rectales, algo que favorece mucho su aparición.
  • El estreñimiento.
  • La compresión del útero sobre el retorno venoso.
  • El tono de la pared venosa. Este disminuye debido a la progesterona y genera este problema.

Todo esto hace que defecar se vuelva en un acto insoportable (llegando hasta a producir sangrado en algunos casos). Por ello se aconseja una dieta muy rica en líquidos, vegetales y fibra para evitar el estreñimiento.

También se aconsejan baños de asiento con agua fría y sal gorda, junto a la utilización de pomadas con antiinflamatorios y anestésicos.

Un aumento del apetito

Es algo normal tener más apetito, ya que tu bebé y la placenta requieren de más comida.

Tener más hambre no significa que debas comer sin ningún tipo de control, se recomienda una alimentación variada, rica en verduras y fruta. Debes fraccionar las ingestas para aguantar bien entre comidas, por ejemplo:

Empezar el día con un desayuno muy completo, a media mañana una pieza de fruta o yogurt, luego un almuerzo normal, merienda, cena y antes de dormir un yogurt.

Notar a tu bebé se vuelve habitual

En la semana 18 de embarazo ya debería ser algo habitual notar a tu bebé moverse y cada vez será más fácil identificar sus movimientos.

Cómo está el bebé en la semana 18 de embarazo

Mujer en su semana 18 de embarazo

Supongo que te estarás haciendo la pregunta: ¿Cómo está mi bebé en la semana 18 de embarazo? Pues que sepas que tu bebé mide entre 13 y 14 centímetros y pesa 150 gramos.

Además de todos estos progresos:

  • Una maculatura facial desarrollada. El feto ahora puede hacer muecas con la cara e incluso bostezar.
  • Sus cuerdas vocales ya están completamente desarrolladas.
  • Su oído y las terminaciones nerviosas que lo conectan al cerebro están desarrolladas, por lo que tu bebé ya puede empezar a escuchar sonidos.
  • Su corazón ya está dividido en cuatro cámaras, aunque parte de la sangre de la aurícula derecha pasa directamente a la izquierda a través del foramen oval. Todo esto para evitar que la sangre pase a los pulmones. Al nacer el foramen oval desaparecerá.
  • Sus pies y piernas ya están completamente moldeados, por lo que ya comienza a transformarse el cartílago en tejido óseo.
  • El feto tiene más tamaño y mayor musculatura, por lo que sus movimientos son cada vez más frecuentes.

Como ves, cada vez queda menos para que el embarazo llegue a su fin y tu hijo esté en tus brazos. Por ello, asegúrate de cuidarte, así como a tu bebé, en estas semanas y de disfrutar ese vínculo que os une en el embarazo. Es algo que no se va a repetir nunca.

Ir arriba