Esto es lo que pasa en la semana 9 de embarazo

El embarazo sigue su curso y, a pesar de que a ti te gustaría poder ver ya a tu bebé, vas a tener que esperar más para hacerlo. Pero sí es cierto que, si has llegado a la semana 9, ya estás más cerca para acabar el primer trimestre, que dicen que es el peor porque el cuerpo ha de acostumbrarse a su nuevo estado.

La semana 9 de embarazo es una en la que se afianzan muchos de los logros que el embrión ha conseguido. Y, por eso, vamos a profundizar en ella para que lo sepas todo sobre esta semana.

Así te sientes tú en la semana 9 de embarazo

A pesar de que en la semana 9 de embarazo apenas si se te notará para los demás, lo cierto es que, para la madre, eso no es así. Notarás muchas cosas, y algunas te gustarán pero otras no tanto. Entre los pechos hinchados, el vientre hinchado, y las molestias habituales, te puedes llegar a sentir agobiada por todo ello. Más si tienes en cuenta que has de seguir haciendo vida normal, lo cual satura. Y mucho.

En general, lo que vas a experimentar es:

1. Molestias varias: vómitos, cansancio, sueño, mareos…

Pues sí, de nuevo todos los síntomas de los que hemos venido hablando en las semanas de embarazo anteriores. Seguro que estás deseando que se acaben, pero siento decirte que aún quedarán algunas semanas, con suerte, para que la cosa cambie.

Eso sí, te recomiendo, siempre que puedas, que te tomes un descanso, y que intentes llevar las cosas con tranquilidad. No estás enferma, ni mucho menos, pero sí requieres unos cuidados que son muy importantes para que el embarazo marche bien.

2. Cambia tu salud

Normalmente en esta semana ya sabrás que estás embarazada y además habrás ido al médico que te habrá recetado ácido fólico, vitaminas y algunos medicamentos más para dar todos los nutrientes que necesita tu cuerpo.

A eso tienes que unirle el hecho de que has de tomar una nutrición correcta para nutrirte y para que a tu bebé no le vaya a faltar de nada (ni a ti tampoco).

Conviene que, si antes no lo hacías, ahora empieces a llevar una vida sana y te despidas de algunos ‘vicios’ como es el tabaco, el café, etc. que no hacen nada bien a tu bebé. Empieza por cambiar la forma de comer, ingerir más nutrientes, y hacer algo de ejercicio también porque te vendrá genial estar en forma de cara al parto cuando este tenga lugar (hará que sea más rápido y que puedas recuperarte mucho antes).

3. Momento de ir al dentista

No es broma. Es en serio. Cuando una mujer se queda embarazada, puede tener más problemas en los dientes, e incluso puedes romperte alguno. Así que no está de más que, a partir de esta semana, te pases por el dentista para que te haga una revisión y vuelvas a pedir cita en un mes (salvo que antes hayas notado problemas como inflamación de encía, dolor dental, etc.).

Y así está tu bebé

embarazo
Fuente

Ese bebé que tienes en tu vientre, ese que está haciendo que te sientas mal, pero por lo que vas a soportar lo que te pasa, aún es pequeñito. Apenas medirá como una aceituna, y como mucho, 3 centímetros.

Como ya vimos en la semana 8 de embarazo, tu bebé ya tiene sus manos y deditos (muy pequeñitos y cortitos, pero ahí están). También tiene las piernas que van alargándose y formándose los pies. Y su rostro, que ya en la semana anterior estaba formado, ahora se perfila para parecer más una cara humana (los ojos se juntan un poco más, la nariz, boca, etc. se ven más humanas, etc.).

Cierto es que todo esto no lo verás, pero saberlo hace que te dé más alegría, porque vas viviendo el desarrollo del pequeño en tu interior con más alegría.

En esta etapa, toca a los huesos desarrollarse, así que empezará a crearse el esqueleto y a endurecerse poco a poco. Los órganos ya los tiene, pero no le funcionan todavía, aún no están muy maduros y necesitará un tiempo para que se desarrollen al 100%.

En esta semana, todavía no se puede distinguir bien si es un niño o una niña, pero sus órganos sexuales ya empiezan a formarse. Te recuerdo que, realmente, el sexo de tu bebé está definido prácticamente desde el primer día, solo que es ahora cuando empiezan a desarrollarse los genitales que darán dejarán que se exponga este sexo. Tranquila, que no queda mucho para que puedas saberlo (eso si se deja en el momento de ir a hacer la eco).

Otra diferencia con respecto a otras semanas es que el tamaño de la cabeza va bajando. Ahora no se ve tan grande comparada con el cuerpo, porque este va creciendo conforme pasan los días.