Cómo enseñarle a un niño a lavarse los dientes y usar el cepillo bien

Conforme los niños crecen, estos han de ir adquiriendo diferentes conocimientos a través de los padres. Uno de ellos es saber cómo lavarse los dientes y usar el cepillo de manera adecuada, algo que comienza a partir de los 2 años, que es cuando los pequeños ya tienen casi todos sus dientes.

Estos hábitos dentales se necesitan ir aprendiendo poco a poco. De hecho, no será hasta que cumpla los 3 años que va a dominar la técnica. Pero, si aplicamos algunos trucos, seguro que el niño o la niña interioriza esta actividad y no solo eso, sino que además la hace de manera automática, sin tener que decírselo. Pero, ¿cómo enseñar a los niños a que se laven los dientes y usen bien el cepillo dental?

Consejos para enseñar a los niños a lavarse los dientes

lavarse los dientes

Si tienes un niño o una niña y ha llegado el momento de que aprendan esta rutina de lavarse los dientes, hay algunas cosas que puedes hacer para que lo vean más atractivo, además de que no se les olvide hacerlo todos los días. Esto es:

  • Compra un cepillo de dientes suave con motivos infantiles. De hecho, si ves que hay alguno de la serie favorita de tu hijo o hija, hazte con él porque le llamará más la atención y eso hará que quiera utilizarlo.
  • Cepíllate los dientes con ellos. Los niños son como esponjas, y normalmente lo que tú haces ellos lo van a repetir. Así que si te cepillas los dientes con ellos te van a imitar. ¿Qué significa? Pues que harán lo que tú a la hora de cepillar los dientes, así como la parte interna de la boca.
  • Busca una canción que les ayude. A veces los niños, como los adultos, quieren ir muy rápido, y se cepillan los dientes en muy poco tiempo, con lo que los resultados no son buenos. Para evitar esto, encuentra una canción para lavarse los dientes que lo mantenga entretenido ese tiempo mínimo de cepillado.
  • No lo dejes solo lavándose los dientes. Es importante que estés delante, e incluso que te laves los dientes con él. Pero si lo dejas solo, al final solo tendrá el cepillo en la boca y nada más.

Recuerda. Una vez se han lavado los dientes, no se debe comer durante unas horas. Si no, todo lo que has hecho no va a servir de nada.

Cómo enseñarle a un niño a lavarse los dientes

lavarse los dientes
Fuente: Pixabay

Si tienes un hijo y necesitas enseñarle a lavarse los dientes, los pasos que debes seguir son los siguientes:

Haz que lavarse los dientes sea un juego

Para ello, nada como una canción que le ayude a verlo como una actividad que hacer junto con los padres y, además, que es divertida. Al principio es mejor que no se use pasta de dientes, sino solo el cepillo de dientes suave para que se acostumbre. Puedes mojarlo en agua y que vaya sabiendo lo que hacer con él.

Después puedes añadirle pasta de dientes para niños.

Empieza haciéndolo tú

Los niños no van a saber lo que tienen que hacer, ni cómo hacerlo, pero sí puedes ayudarles tú. Y es que, al principio, puedes enseñarle lo que deben hacer, es decir, empezar por los dientes de arriba, luego los de abajo, y después los de dentro de ambos lados (superior e inferior).

Ten en cuenta que no debes presionar demasiado, menos si le duele la boca porque está saliéndole otro diente. Así que has de ir despacio.

Con el tiempo, los niños cogerán esa rutina y los pasos a dar para después imitarlos. Eso sí, ármate de paciencia e intenta que no se olvide de hacerlo todos los días (lo ideal sería 3 veces al día) para que lo siga haciendo ya de adulto y tenga muchos menos problemas dentales.

Otra opción es encontrar un vídeo donde les enseñen a los niños a cepillarse los dientes. Pero siempre es mejor que aprendan de ver a los padres hacerlo y de compartir ese momento con ellos.

Ayúdale a aprender a lavarse los dientes

Otro de los conocimientos que debes darle sobre lavarse los dientes es que aprenda a escupir. Es decir, a tener agua (o en este caso dentífrico) y que sepa cómo lavar la boca para que no se quede ahí todo. Al principio, lo que harán será beber agua y tirarla, sin más, pero necesitas enseñarle cómo puede moverla a un lado y a otro para después echarla, incluso con un poco de fuerza.

Revisiones periódicas

Después de cada cepillado, es importante que observes si los dientes de tu pequeño están de verdad limpios, ya que, si no prestas atención, puede ser que se esté lavando mal los dientes. Por eso, cuando acabe de hacerlo, debes revisar que están bien.

Además, conviene que, a partir de los tres años, lleves a los niños al dentista para que revise si todo va bien, si hay alguna caries, etc. ya que así podrá habituarse también a estas revisiones y no les cogerá miedo si después tiene que dejar que le haga algo.