Horarios de las comidas para nuestros bebés

Dar de comer a un bebé durante sus primeros meses de vida, suele ser una tarea bastante sencilla. Durante esos primeros meses, lo habitual es que el bebé tome leche del pecho de la madre a demanda, o bien leche de fórmula. También está el caso en la que la madre tenga que sacarse la leche del pecho utilizando extractores de leche materna para que alguien se la pueda dar alquien en su ausencia. Independientemente del tipo de alimentación que se le dé al bebé, lo habitual es que no haya horarios sino que todo sea bajo demanda del pequeño.

El problema con los horarios de las comidas, lo podemos encontrar cuando a los seis meses, nuestro pediatra nos da una hoja con los alimentos que ya debe empezar a tomar y la rutina de comidas que debería seguir. Aquí es cuando a los padres, más aún los primerizos, les surge las dudas de los horarios.

¿Cómo empezar con el cambio de alimentación?

Cuando hablamos de bebés el mejor remedio para casi todos los males es el sentido común. Al principio, el horario dará un poco igual. Lo importante es que el bebé se vaya familiarizando con los nuevos alimentos. Hay que recordar que hasta ese momento, el pequeño se ha estado alimentando a demanda, ya sea con leche materna o de fórmula, y que la leche seguirá siendo su fuente de alimentación principal hasta el año de vida.

A veces la madre se debe alejar de su hijo. Incluso en estos casos se puede dar la alimentación más natural al bebé con soluciones alternativas. Las tiendas especializadas suelen ofrecer extractores de leche materna, que pueden ser o modelos manuales o automáticos (aquí los extractores de leche materno ofrecidos por Prenatal.es).

Con el paso de los días, irá comiendo más cantidad, y será entonces cuando debamos empezar a establecer ciertas rutinas, diferenciando el desayuno, la comida, la merienda y la cena. Sí que es importante que tengamos flexibilidad para adaptarnos en todo momento a las necesidades del pequeño.

Horario recomendado

Como ya hemos comentado anteriormente, no es recomendable tener un horario rígido de las comidas, sino que en todo momento debemos ser capaces de adaptarnos a sus necesidades. Teniendo esto en cuenta, y sabiendo que el bebé necesita unas 14 horas de descanso, podremos establecer un posible horario de comidas. Este podría quedar de la siguiente forma.

Desayuno

Todo dependerá de la hora en la que se vaya a la cama y se despierte, pero un desayuno entre las 9:00 y las 9:30 de la mañana puede ser lo ideal.

Comida

La mayoría de los bebés necesita dormir siesta, y para que esta no interfiera en el sueño nocturno, lo mejor es que coma pronto y así duerma la siesta que necesite. Una buena hora para ofrecerle la comida es entre las 13:00 y las 13:30 horas. En el caso de que tenga hambre entre el desayuno y la comida, se le puede ofrecer algún alimento como galletas especiales o fruta de temporada.

Merienda

Como la comida la ha hecho pronto, lo más probable es que tenga hambre tras levantarse de siesta. Sobre las 16:30 o 17:00 horas puede ser un buen horario para ofrecerle una papilla de frutas acompañado de un poco de leche.

Cena

La última de las comidas importantes del día debería realizarse entre las 20:30 y las 21:00 horas. De esta forma, el pequeño tendrá tiempo de hacer la digestión antes de irse a dormir, o bien hará espacio en su tripita para tomar un poco de leche antes de cerrar los ojos.

Recordar que estos horarios son orientativos y que al final será nuestro bebé quien nos vaya marcando el ritmo de los horarios de las comidas, al menos entre los 6 y 12 meses de vida.