Bebés y mosquitos: cómo proteger a los más pequeños

Mosquitos picando a bebés

El verano es una época soñada por muchos. El calorcito, los días más duraderos, el salir con la gente… es algo que siempre anima. Pero lo cierto es que también trae consigo los temidos mosquitos que, para un adulto no pasa nada, pero, ¿que le piquen a los bebés?

Si no quieres que tu hijo o hija sufra las picaduras de este insecto, ¿qué tal si te enseñamos algunos trucos y consejos para lograrlo.

Bebés y mosquitos, los eternos mosquitos

Unos bebés

Uno de los enemigos que tienen los más peques son, sin duda, los mosquitos. Estos pueden picarles y ellos se sentirán molestos. Pero si además son muy pequeños, no sabrán qué hacer y pueden llorar por esa molestia.

Por si eso fuera poco, has de tener en cuenta que la piel de los bebés es mucho más delicada que la de un adulto, con lo que las molestias pueden ser aún mayores. Y si encima es uno a los que los mosquitos «adoran», peor todavía.

Sin embargo, lo cierto es que hay varios métodos que sí funcionan para mantener a raya a estos indeseables. Obviamente, no será al 100%, porque alguno puede salir más listo, pero seguro que le pones las cosas más difíciles.

¿Quieres saber cuáles son?

Mosquiteras

Unos mosquitos en una mosquitera

Las mosquiteras se colocan en puertas y ventanas e impiden el paso de los insectos al mismo tiempo que sí dejan pasar el aire y las vistas. Es verdad que lo verás todo tras una malla, pero esta no dificulta la visión.

Además, te permiten mantener a los insectos fuera de tu hogar y eso supone que no podrían entrar. El problema es que no puedes ponerlas en todas las puertas, e incluso tú mismo, en tu ropa, puedes traer alguno de fuera.

Citronela

Las velas de citronela son una opción para perfumar la habitación o habitaciones y, al mismo tiempo, para alejar a los mosquitos de los bebés y de nosotros mismos. Te recomendamos las velas, pero también hay plantas, lo que pasa que no se recomienda para dormir con ellas.

Dispositivos antimosquitos

Hechos con productos químicos, los antimosquitos pueden ser otra de las opciones a tener en cuenta a la hora de luchar contra estos insectos. Pero pueden ser un peligro para los bebés. Así que antes de escoger el más barato o el que consideres que es el mejor, deberías revisar que sea apto para los más pequeños de la casa.

En la mayoría de los casos, los que encuentras en los supermercados, no lo son, pero hay otras marcas que sí se preocupan por los bebés y han hecho productos que puedes usar aun con ellos.

Cremas, bálsamos… contra los mosquitos

Con esto sucede algo parecido a lo que comentábamos antes. La gran mayoría de los que venden no son para los más pequeños, sino para adultos o a partir de determinada edad. Así que si quieres uno que de verdad puedas usar en bebés tienes que buscar de otras marcas.

Serán más caros de lo habitual, pero tienes la seguridad de que se pueden usar en la piel de los niños.

Aun así, ten en cuenta que no se recomiendan para bebés de menos de dos meses e incluso mayores conviene extremar su uso.

Repelentes naturales

La propia naturaleza es muy sabia y lo cierto es que nos podemos encontrar una gran selección de repelentes que nos ofrece y que están a nuestro alcance. Es algo parecido a la citronela de la que te hablábamos antes, pero con otro tipo de elementos. Por ejemplo.

  • Limón y clavos. Si partes un limón por la mitad y a cada una le pones unos clavos (de los de comer) y los pones en las habitaciones, los mosquitos se mantendrán muy separados de estos puesto que no toleran el olor.
  • Eucaliptos. Las hojas de estos, cocidas y colocadas en vasitos de yogur con un poco de líquido hará que los mosquitos no se acerquen.
  • Lavanda. La lavanda sí que puedes usarla como aceite o loción, ya que no perjudica la piel de los bebés. Y de paso los mosquitos ni se posarán.

¿Y qué pasa si ya le han picado?

Un bebé

Puede darse el caso de que algún mosquito haya obviado todas las “trampas” que le has puesto y haya picado a tu bebé. Pero tranquilo, que no es un peligro ni mucho menos. En principio, lo que debes hacer es calmar al pequeño y localizar la picadura.

Ten en cuenta que las reacciones pueden ser leves, pero puede darse el caso de que sea grave, y tengas que ir a urgencias. Esto depende de si tu bebé es muy sensible o no. Pero lo normal es que no pase nada.

Puedes preguntarle a tu pediatra qué crema usar en caso de picaduras y te recetará alguna, pero también puedes poner un poquito de hielo para bajar la hinchazón y adormecer la zona. Eso sí, no lo coloques directamente en la piel porque podrías quemarla.

Debería bajar por sí sola pero, si no lo hace, tendrás que ir al pediatra a que la observe porque estas se pueden sobreinfectar.

¿Te queda claro qué hacer con los bebés y los mosquitos?

Ir arriba