Cómo afrontar la vuelta al cole durante la pandemia

El final del verano y la vuelta al colegio es un reto, incluso en un año escolar normal. Pero este 2020 con la COVID-19 y otras incertidumbres sociales, se han presentado nuevos desafíos. ¿Cómo afrontar la vuelta al cole durante la pandemia?

La buena noticia es que hay muchas cosas que podemos hacer como padres para facilitar el regreso a la escuela sin aumentar el riesgo de propagación del virus.

No todos los niños han tenido la misma experiencia durante la pandemia. Y cuando regresen a la escuela, las circunstancias cambiarán de nuevo y habrá numerosos desafíos que afrontar.

En este sentido, las familias juegan un papel importante ayudando a los niños y adolescentes a entender cómo se transmite el COVID-19 y las precauciones que pueden tomar para reducir la propagación del virus.

Al determinar cómo ayudar a los niños y adolescentes a hacer la transición, hay que tener en cuenta a las diversas personas involucradas (por ejemplo, estudiantes, maestros, profesionales, etc.), los múltiples entornos por los que se van a mover (por ejemplo, el aula, el gimnasio, el patio, etc.) y la variedad de tareas y ocupaciones que realizan (por ejemplo, aprender, jugar, etc.).

Así que aquí tienes algunos consejos para ayudar a afrontar la vuelta al cole a tus hijos.

Hablar de COVID-19

Es posible que no podamos ser tan concretos sobre lo que nos depara el futuro como quisiéramos, pero sí que podemos modelar cómo reaccionan en cuanto a la flexibilidad, la empatía y la renuncia al control.

Podemos repararlos emocionalmente hablando con ellos sobre sus sentimientos acerca de la escuela. Hablar de sus sentimientos puede ayudar a los niños a prepararse mentalmente, y nosotros podemos ser capaces de identificar las circunstancias para ayudarlos a prepararse.

Para ello, hay que proporcionarles información veraz y precisa sobre la COVID-19 que esté a nivel de desarrollo del niño o adolescente.

No está de más invitarlos a que hagan preguntas, pues es una buena oportunidad para discutir las preocupaciones y los problemas.

Es esencial encontrar la forma de darles a nuestros hijos una sensación de control. Esto puede hacerse:

  • Explorando los hábitos que pueden utilizar para evitar la propagación de COVID-19, como el uso de una mascarilla y el lavado de manos con regularidad.
  • Explicándole cómo algunas personas necesitan tomar precauciones adicionales para reducir el riesgo de contraer COVID-19.
  • Compartiendo las estrategias para mejorar el estado de ánimo que utilizamos para que se mantenga seguro y tranquilo.
  • Haciéndole partícipe de la compra del material escolar.
  • Discutiendo los roles y responsabilidades del personal de la escuela para ayudarles a que estén seguros en el aula.

Practicar hábitos y rutinas saludables en casa y en la comunidad

Enseñarles a implementar gestos tan importantes como cubrirse la boca al toser, o taparse la nariz con un pañuelo o con el codo al estornudar es vital.

Y que la acción debe complementarse con una buena rutina de higiene de las manos, así como a lavarse las manos con agua y jabón antes de comer, después de ir al baño, y cuando lleguen a casa después de estar fuera.

También debemos enseñarles a seguir una buena rutina de higiene de manos, tanto con el método tradicional de agua y jabón, como con el uso de un desinfectante de manos o gel hidroalcohólico.

Relacionado con esto, lo más práctico es comprar un producto desinfectante en bote pequeño individual, para que pueda guardarlo en el bolsillo y utilizarlo siempre que quiera.

Y por supuesto, fomertarle a seguir las pautas de distanciamiento social evitando las multitudes y los grupos grandes durante la entrada y salida al recinto y durante el recreo.

Desarrollar nuevos hábitos y rutinas para volver a clase

Antes de volver al cole se puede practicar el uso de la mascarilla durante períodos prolongados en diferentes actividades (por ejemplo, leer, participar en medios sociales, hablar con miembros de la familia) y en diferentes entornos (por ejemplo, en edificios interiores, mientras se está al aire libre, etc.).

Algo importante es enseñar a los niños a tratar las mascarillas con el mismo cuidado con el que tratarían las gafas, a no jugar con ellas, o a no quitárselas en momentos inapropiados.

Y para que las usen correctamente, podemos hacer una demostración en casa de cómo ponerse y quitarse las mascarillas y otras cubiertas faciales, así como la manera de guardarlas cuando no las usen.

No está de más desarrollar un plan en caso de que alguien de la familia de positivo, y estar al tanto del protocolo que tiene la escuela para reportar enfermedades.

Prepararse para los días de clases telemáticas

Hay que ponerse en lo peor, y esperar lo mejor. Por eso convendría desarrollar un plan para supervisar a los niños si llegado el caso vuelven a cerrar los colegios y el aprendizaje es de forma telemática.

  • Establece horarios regulares para levantarse y dormirse.
  • Desarrolla un programa diario fácil de seguir que incluya periodos para el trabajo escolar y para los descansos.
  • Establece una hora de inicio y de finalización constante.
  • Identifica y prioriza las tareas clave que deben ser completadas.
  • Establece un espacio de trabajo para la clase a distancia.
  • Utiliza temporizadores para ayudar a concentrarse y permanecer en la tarea.
  • Proporciona oportunidades para que los niños y adolescentes se muevan a lo largo del día.
  • Ayúdales a mantenerse conectados con sus amigos a través de grupos online, mensajes y video-chats.