Consejos para prevenir y calmar el picor de la piel atópica en bebés

Criar a un bebé con dermatitis puede ser una experiencia extremadamente estresante, pero no estás sola. Te vamos a ayudar a paliar su malestar con estos consejos para prevenir y calmar el picor de la piel atópica en bebés.

En realidad, la dermatitis es bastante frecuente entre los bebés, ya que la forma más común, la dermatitis atópica, suele comenzar en las primeras etapas de la vida.

Esta condición le causa sequedad, picor y enrojecimiento de la piel, unos síntomas que le causan malestar e irritación.

Afortunadamente, existen varias formas eficaces de tratar a un bebé piel atópica, como una buena crema específica o evitar los desencadenantes y, en muchos casos, el problema desaparecerá antes de que se convierta en adulto.

Estas son algunas medidas que puedes tomar para ayudar a prevenir los brotes y para aliviar los síntomas una vez que se produzcan, para asegurarte de que tu pequeño se sienta lo más cómodo posible.

Consejos para prevenir y calmar el picor de la piel atópica en bebés

Cada niño que sufre de piel atópica tendrá diferentes desencadenantes, así que ninguno de estos consejos es una garantía. Pero probar estos consejos podría ayudarte a aliviar el sufrimiento de tu hijo.

Aplica una buena crema emoliente a diario

Las cremas específicas para la piel atópica son muy emolientes y no tienen perfume ni parabenos, por eso pueden ayudar a mejorar la fuerza de la barrera de la piel y a prevenir la irritación.

Busca una buena crema que pueda hidratar, calmar y reducir los brotes, y recuerda aplicársela con regularidad. Esto debería hacerse al menos dos veces al día, pero puedes ajustar la frecuencia vigilando cómo responde la dermatitis a la crema.

Es mejor aplicar la crema después de bañar a tu niño, ya que esto ayudará a retener la humedad, lo cual es especialmente importante si tu bebé tiene la piel seca.

Los tratamientos naturales sin fragancias añadidas son los mejores.

Mantén sus uñas cortas

Incluso rascarse la piel accidentalmente puede provocar picor, por eso es importante mantener sus uñas cortas y lisas. En el caso de que se rasque por la noche, ponle unos guantes o calcetines de algodón en las manos para limitar el daño a la piel.

Pero esto debería ser una solución a corto plazo. Si usas guantes con frecuencia, puede comenzar a interferir con el desarrollo motor, y también es una señal de que el eccema no está bajo control.

Reduce los irritantes del baño

Cuando tu hijo tiene piel atópica, el baño de burbujas está fuera de los límites, porque no es nada recomendable utilizar jabones fuertes y perfumados que puedan secar e irritar su piel.

Es importante usar agua tibia también, ya que el agua demasiado caliente o fría podría exacerbar el dolor de un sarpullido. Añadir productos calmantes como la avena coloidal también puede ayudar a aliviar la picazón.

Pero eso no significa que no pueda divertirse en la bañera. En su lugar, utiliza algunos juguetes de baño de colores o canta canciones mientras lo bañas en la bañera.

Procura que esté fresco

El calor, y especialmente el sudor, puede irritarle, así que si tu bebé suda, sécalo tan pronto como sea posible, y vuelve a aplicarle la crema hidratante después.

Incluso en invierno, mantén su habitación fresca -debería estar a una temperatura media para que esté cómodo con un pijama ligero o un mono sin manta-.

En verano, viste a tu hijo con capas sueltas y ligeras para evitar que transpire. Si hace tanto calor y hay tanta humedad que la transpiración es inevitable, una camiseta mojada puede ayudar a mantener su piel fresca.

Para que la crema hidratante y los tratamientos tópicos le refresquen, prueba a guardarlos en la nevera.

Utiliza ropa orgánica

Si tu bebé se calienta demasiado, los síntomas de piel atópica pueden empeorar. Por eso, para evitar la irritación y la inflamación, lo mejor es que vistas a tu bebé con ropa suave confeccionada con materiales transpirables hechos de tejidos naturales.

El algodón orgánico y el bambú es una opción perfecta para la piel sensible de tu bebé, ya que la mezcla de materiales es transpirable, súper suave y no contiene nada de químicos. El tencel es otra alternativa que también evitará que la piel de su bebé se irrite.

Evita siempre que puedas las telas de encaje y la lana, ya que pican. Si la ropa parece irritar la piel de tu bebé, puede que también quieras modificar tu rutina de lavado.

Intenta cambiar a un detergente o jabón sin fragancia y eliminar el suavizante o la secadora. Prepárate para experimentar: algunos niños tienen picazón cuando no usas suavizante.

Cálmalo y tranquilízalo

En los adultos, el estrés se conoce como un potencial desencadenante de la dermatitis. La misma lógica se aplica también a los bebé.

Mantén el estrés a raya cantándole canciones relajantes, envolviéndole en una mantita suave, o dale un chupete para calmarlo.

Vigila tu dieta

No siempre es el caso de todos los bebés con dermatitis, pero los estudios han demostrado que a veces existe una correlación entre lo que tu bebé está ingiriendo y la aparición de brotes.

Si estás amamantando, habla con tu médico para comprobar si hay algo en tu dieta que podría estar favoreciendo los brotes.

A menudo se han relacionado con la ingestión de leche de vaca en niños más mayores, pero de nuevo, tendrías que hablar con su médico y hacer una prueba de alergia.