Tips para prevenir las estrías durante el embarazo

Uno de los más temidos signos del embarazo no es el cansancio, las nauseas o la hinchazón: ¡son las estrías! Por eso hoy os vamos a dar algunos tips para prevenirlas durante esta etapa tan bonita.

Si eres una de esas mujeres que vigilan muy de cerca su creciente vientre para detectar estos signos reveladores del avance del embarazo, seguro que estás pensando en embadurnarte con una buena crema antiestrías, sin duda, uno de los métodos más eficaces para evitar su formación.

Pero cuidado, pues no todos los productos para tratar estas marcas son recomendables para la mujer gestante. No te preocupes, te lo ponemos fácil, este artículo señala cuáles son aptas para el embarazo y te recomienda las mejores opciones.

Pero antes de entrar en materia, vamos a sentar las bases de esta condición explicando qué son y cómo se forman estas cicatrices.

Qué son las estrías

Las estrías son un fenómeno muy común durante el embarazo. Aparecen como finas rayas o líneas en la piel y pueden ser de color rosa, rojo, púrpura o marrón, con una textura diferente al resto de la piel.

Se cree que hasta el 90% de las mujeres embarazadas las padecen en algún grado. Aunque no son perjudiciales para la madre o el bebé de ninguna manera, pueden causar una leve picazón a medida que se desarrollan, así como angustia para algunas futuras madres debido al cambio en la apariencia física de su cuerpo.

¿Por qué se forman las estrías?

Después de buscar con exasperación pistas, los médicos se han centrado en… ¡lo has adivinado! ¡Las hormonas! La multitud de cambios hormonales en el embarazo pueden llevar a un exceso de retención de líquidos en la piel.

Cuando esto ocurre, el colágeno que une las fibras de la piel (y mantiene la tez firme y tersa) se relaja. La piel que se estira y se le aplica más presión a medida que el vientre, los senos, las caderas y demás zonas del cuerpo crecen, no tiene suficiente tiempo para sostenerse y se desgarra, causando una estría.

A medida que el vientre crece, puedes notar que las estrías aparecen en el abdomen, aunque también pueden verse en otros lugares como los pechos o la parte superior de los muslos y las nalgas; cualquier lugar donde se almacenen grandes cantidades de grasa.

¿Cuándo empiezan a aparecer?

Las estrías empiezan a aparecer en la mayoría de las mujeres embarazadas que están predispuestas a ellas desde el segundo y tercer trimestre y hasta el parto.

Un grupo pequeño se librará de muchas de ellas hasta el final del embarazo, mientras que unas pocas afortunadas las evitarán por completo.

Consejos para prevenir las estrías en el embarazo

Hidrata la piel con un cosmético antiestrías

Como hemos comentado, los cosméticos para luchar contra las estrías (aceites, cremas, lociones, mantecas corporales, etc.) son una de las mejores maneras de empezar a cuidar la piel. De entre todos ellos, hay que diferenciar los que afirman eliminar las estrías una vez que han aparecido, y los que solo ayudan a evitar su presencia (aunque hay algunos que pueden hacer las dos cosas).

Lo que van a hacer la mayoría de estas cremas es ofrecer cierto alivio a las molestias que las estrías pueden provocar al ser masajeadas en la piel manteniéndola hidratada y flexible. Otras opciones cuentan con activos más potentes que ayudan a minimizar la aparición de nuevas estrías mediante la reconstrucción del colágeno.

Elijas la opción que elijas, lo importante es que sea un producto adecuado para embarazadas y para el feto. Lo ideal es que sus ingredientes sean de origen natural, que no tenga irritantes, que su nivel de conservantes sea muy bajo, y por supuesto que no tenga retinol.

Evita aumentar rápidamente de peso

Aunque está claro que tu peso aumentará considerablemente durante la gestación a un ritmo mucho más rápido debido al crecimiento del bebé, trata de evitar comer en exceso para evitar la aparición repentina de desgarros.

No es necesario comer por dos, sino para dos. Y prioriza los alimentos frescos como frutas y verduras, en lugar de patatas fritas, helados y otros alimentos que se te antojan. Tu cuerpo tendrá los nutrientes que necesita para funcionar en condiciones óptimas y los alimentos enteros tienden a ser más bajos en calorías, por lo que tendrás un aumento de peso menos drástico.

Bebe más agua

Cuando estás embarazada necesitas una ingesta superior de agua debido a que tus necesidades de hidratación aumentan, pero esta es una buena manera de mantener tus células hidratadas, algo que sin duda ayudará a aumentar la hidratación y la elasticidad de tu piel.

Bebe un mínimo de 2 litros de agua al día que puedes ir alternando con tés, infusiones, y caldos. Si aún así te cuesta beber agua, prueba a añadir rodajas de frutas para darle algo de sabor.

Haz un poco de ejercicio regularmente

Además de mantenerte saludable, el ejercicio es importante para que los tejidos estén en óptimas condiciones, con un buen riego sanguíneo y oxigenados.

No hace falta que te mates en el gimnasio, pero sí que puedes (en la medida de tus posibilidades) caminar o correr a diario, hacer algunos ejercicios de pesas, o incluso bailar.

Toma más vitamina C

Una dieta con mucha vitamina C también puede ayudar a que tu piel esté más tonificada y sea menos susceptible a las estrías. Esta vitamina es célebre por sus propiedades, y una de ellas es que ayuda a acelerar el proceso de curación y cicatrización. Así que empieza a comer cítricos, brócoli y fresas.

Las estrías pueden parecer antiestéticas, pero al final del embarazo, cuando tu bebé esté en tus brazos, es posible que puedas ver la belleza de su aspecto como un signo de que te has convertido en madre. Llévalas como una insignia de honor y sé consciente de que se desvanecerán con el tiempo.