Cómo aliviar el dolor e hinchazón de piernas en el embarazo

Mujer embarazada

No hay duda de que el embarazo es uno de los momentos más bonitos de una mujer. Pero durante esos 9 meses se pasan por ciertas situaciones que hacen que no sea todo lo idílico que una persona querría.

Uno de los problemas que surge, sobre todo a final del segundo trimestre (y más en el tercero) de embarazo, es el dolor y la hinchazón de las piernas, muchas veces provocado por el peso del bebé y por el desarrollo del embarazo. ¿Cómo se puede aliviar?

Hinchazón y dolor de piernas, algo muy habitual en un embarazo

Mujer embarazada aliviando el dolor

Según los expertos, el 80% de las embarazadas sufrirán de dolor e hinchazón de las piernas debido a varias causas.

Una de las principales por las que sucede es por el crecimiento del útero, ya que, al ejercer este presión para dejarle espacio al bebé, provoca que las venas pélvicas, y sobre todo la vena cava inferior, tengan menos espacio y que la circulación de la sangre en esas zonas sea mucho más escasa.

Esto, a su vez, provoca que se acumule líquido en esos tejidos subcutáneos lo que agrava el problema.

Además de esto, otros factores pueden repercutir en la hinchazón de las piernas, como puede ser tener una mala nutrición en el embarazo, abusar de la cafeína (aunque sabes que son alimentos que no son adecuados), permanecer de pie muchas horas o no beber suficiente agua.

Cómo aliviar la hinchazón y dolor de piernas

Embarazo

A pesar, o porque es habitual en el embarazo, son muchos los que han estudiado los casos y han visto que ciertos comportamientos pueden ayudar a las embarazadas a reducir la hinchazón así como el dolor de las piernas durante esos meses.

Aquí te dejamos algunos de esos remedios:

No tomar sodio

Mujer embarazada sentada

El sodio está presente en muchas comidas porque, aunque no lo sepas, en realidad se refiere a la sal. Si reduces la ingesta de esta podrás lograr un mayor alivio.

Ten en cuenta que la sal es un gran retenedor de líquido y hace que tu cuerpo no elimine todo el que hay en tu cuerpo. Por eso, al quitarla, también quitarías ese problema.

Ten cuidado a la hora de hacer la compra porque muchos alimentos, sobre todo los enlatados o procesados, llevan altas cantidades de sodio entre sus ingredientes.

Tomar más potasio

Por si no lo sabes, el potasio es el que te ayuda a equilibrar la cantidad de líquidos que hay en tu cuerpo. Así que, si este está bajo, no puedes lograr un buen equilibrio (al contrario, habría más retención).

¿Qué hacer? Tomar más alimentos ricos en potasio, como el plátano, las lentejas, las espinacas…

Subir los pies siempre que puedas

En el embarazo, el peso del bebé, así como de la placenta, y los cambios en tu cuerpo hacen que te canses más. Pero también que se te hinchen los pies y te duelan. Por eso, se recomienda que no se esté ni mucho tiempo sentada, ni mucho tiempo de pie.

Cuando estés sentada, procura levantar las piernas un poco para que la circulación de la sangre sea mucho más favorable.

Camina

Hacer ejercicio, aun en el tercer trimestre de embarazo, siempre y cuando no te lo haya prohibido tu médico, es también una buena solución.

No hace falta que estés horas y horas andando. Con que lo hagas unos 30 minutos al día es suficiente. Esto ayuda a no engordar mucho y además preparará tu cuerpo para el parto.

Duchas frías

Acabar el día aplicando una ducha fría en las piernas es una buena idea, aun en invierno. Porque así vas a estimular la circulación de las piernas y lograrás tener menos dolor.

De hecho, sentirás alivio cuando te empieces a secar las piernas y, aunque este dure poco (más en invierno), te mejorará a medio plazo.

Masaje en las piernas

Otro de los remedios para el dolor e hinchazón de las piernas es, al final del día, un masaje. Para ello, es posible que tú no puedas llegar a todos los rincones, pero sí otra persona.

Pídele que use una crema refrescante porque creará una sensación de frío como las duchas frías que hablábamos antes. Si estás con un masaje de unos 10 minutos en cada pierna notarás cómo estas se relajan y afloja el dolor y la hinchazón que tengas.

No te olvides de la hidratación

Como sabes, una persona debe beber unos dos litros de agua. No más de tres-cuatro porque entonces no te hidratarías, sino todo lo contrario.

Pues bien, aunque tengas retención de líquidos en el cuerpo, eso no quiere decir que tengas que dejar de beber agua, sino lo contrario. De esta manera, el nuevo líquido ayudará a eliminar el que ha quedado estancado, y orinarás más, que es de lo que se trata.

Como ves, hay muchos remedios que te ayudan a eliminar el dolor e hinchazón de las piernas en el embarazo. Unos funcionan más rápido y otros menos, pero todos ellos obtienen resultados. ¿Por qué no los pruebas tú?

Ir arriba