Coronavirus en niños: síntomas y cómo actuar ante ello

El coronavirus tiene a todos los continentes en jaque. Ya no solo España está en confinamiento por el virus, se ha extendido esta práctica a muchos más países que intenta frenar así el contagio.

Sin embargo, aunque los niños llevan casi un mes sin salir de sus casas, ellos también pueden contraer la enfermedad. Por eso, hoy queremos hablarte de ellos y de cómo actuar si sospechas que tiene coronavirus.

¿Afecta el coronavirus a los niños?

Antes decían que no. Luego que sí. Después que eran asintomáticos. La realidad la vemos en algunos medios de comunicación que consiguen filtrar datos acerca de menores con coronavirus, algunos hospitalizados, otros en sus casas. Los casos más tristes, los de bebés fallecidos por el virus, así como adolescentes (y no se duda que también habrá niños).

Por tanto, se puede decir que sí, afectar afecta a los niños. Ahora bien, en su caso, es posible que, la mayoría de los casos, esto sea pasajero y muy leve.

Fuente: Pixabay

¿Cuáles son los síntomas que tienen?

Los síntomas en los niños son iguales que en los adultos, pero de nuevo te repetimos que, en su caso, suelen ser más leves. Ahora bien, no siempre, por eso hay que conocer los síntomas.

El primero de ellos es la fiebre, que puede o no aparecer. Hay niños que son más “fuertes” y que para ellos unas décimas ya implica fiebre, y otros que no presentan ningún cuadro febril. Y los hay que le sube mucho.

Otro de los síntomas que aparece sí o sí es el dolor de garganta, y, con ello, la tos. Se dice que no es una tos “normal”, que es más rara y que dura más en el tiempo, acompañada entonces de dificultad respiratoria.

Esto hace que la práctica totalidad de los niños hayan tenido esos síntomas, ¿a que sí? Son los habituales en invierno con la gripe y es por eso que el coronavirus es más complicado de diagnosticar. Sin embargo, es el hecho de no mejorar, de tener “como una losa en el pecho que no deja coger aire”, o la sensación de que es diferente a lo que ha pasado otras veces, lo que puede alertarte. Si tienes dudas, puedes consultar con tu pediatra por teléfono.

¿Hay niños que entran dentro de los casos graves?

Sí, al igual que en los adultos hay colectivos y patologías que hacen que sean pacientes de riesgo, en este caso en los niños ocurre lo mismo. Por ejemplo, en el caso de niños con trasplantes, con tratamientos de quimioterapia, con infección de VIH…

Lo mismo ocurre si tienen cardiopatías congénitas o bien respiratorias, con enfermedades neuromusculares, con diabetes tipo 1 (o tipo 2)…

Todos ellos tienen riesgo si contraen el coronavirus, si bien no quiere decir que vayan a fallecer, sino que pueden tener una batalla más dura para su curación.

Igualmente, los niños recién nacidos, por el hecho de no tener el sistema inmunológico fuerte aún, también se les considera un colectivo que hay que proteger.

coronavirus en niños
Fuente: Pixabay

¿Qué hago si sospecho que algo no va bien con mi hijo?

Si después de leer todo esto piensas que tu hijo puede tener coronavirus, o bien ha estado con alguien que ha sido diagnosticado con Covid-19, lo primero que debes hacer es tranquilizarte; no sirve de nada ponerte nervioso porque solo harás que tu hijo se preocupe por no saber lo que pasa.

Si tiene fiebre, intenta bajarla como lo haces siempre, y observa su estado. Salvo que veas que está alicaído, que no quiere comer (ni lo que le gusta), que está apático, etc., llama por teléfono al número de tu comunidad autónoma para hablar con un médico y que te ayuden. Muchas veces no hace falta ir al hospital, sino que te atienden por teléfono desde casa. Solo en casos graves se precisa una hospitalización.

Además, algo que refieren muchos pacientes de coronavirus es que se nota perfectamente cuándo es una gripe y cuándo otra cosa peor. Así que intenta observar a tu hijo y ver si tiene la misma reacción que otras veces que haya estado mal.

¿Cómo prevenimos el coronavirus en niños?

Como sabes, las pautas para prevenir el coronavirus son iguales para todos. Pero en el caso de los niños, pueden ser un poquito más problemáticas, porque ellos no entienden lo que está pasando y les cuesta más asimilarlas, sobre todo algunas de ellas.

Pero, de forma general, debes tener en cuenta lo siguiente:

1. Lavarse las manos de manera habitual. Aunque estén en casa todo el día, conviene que se laven las manos antes y después de cada comida, cuando se levantan y siempre que se ensucien o toquen algo que ha venido de fuera. Y esto también es para los adultos.

2. No tocarse la cara. Es lo más difícil ya que, cuando te prohíben hacer una cosa, es cuando más quieres hacerlo. En el caso de los bebés, te aconsejo que extremes su higiene en las manos, y si son de los que empiezan a andar, que cuides los lugares donde lo haga para que estén bien desinfectados.

3. A la hora de estornudar o toser, hay que enseñarles a que lo hagan sobre un pañuelo o sobre el codo, no las manos. Y si no pueden evitarlo, han de lavarse la mano de inmediato, y no restregarla por la ropa.

4. Evitar el contacto. Sí, nos encanta que nos abracen, pero los adultos salimos a la calle y, aunque tomamos precauciones, nunca se sabe. Además, muchos niños son asintomáticos, lo que implica que pueden contagiar sin saber que tienen coronavirus.