Remedios caseros contra las estrías del embarazo

Uno de los mayores miedos cuando ves evolucionar el embarazo, no es que vaya bien tu bebé, que por supuesto será un miedo que tengas, sino la aparición de las estrías. ¡Muchas mujeres las temen!

Cuando tu embarazo avanza, es normal que, al ir engordando, aparezcan estrías que afean la piel de esa zona y que, a menudo, no desaparecen después del embarazo.

Pero, tranquila, que no está todo perdido. ¡Puedes recuperar tu piel! Para ello, es necesario que lleves a cabo algunas acciones contra las estrías del embarazo.

En pie de guerra contra las estrías del embarazo

Ya sea que estés de unas semanas de embarazo, que acabes de ver tus primeras estrías, o que lleves tiempo con ellas y por más que te echas cremas, estas no parecen hacer efecto. Sea cuando sea tu caso, vamos a tratar de ayudarte.

La verdad es que hay muchas cremas en el mercado antiestrías. Y cada mujer es un mundo, lo que quiere decir que, lo que le va bien a una persona, no quiere decir que le vaya bien a todas. Por eso, hay que probar mucho, pero no solo, también puedes optar por tus propias cremas antiestrías caseras. O utilizar otros remedios contra las estrías.

¿Te contamos algunos?

1. Hidrátate por dentro

Con esto nos referimos a que tienes que beber agua. Es importante porque la piel necesita agua para hidratarse, igual que todo tu cuerpo, y si no se la das, tendrás una piel seca que, al estirarse, producirá las estrías. Pero si le das ese aporte de agua, podrían aparecer menos e incluso, después del parto, hasta desaparecer porque la piel recupera su forma.

2. Come sano

Esto seguro que te lo habrá dicho tu médico varias veces. Hay que comer de todo pero sin pasarse. Te recomendamos que tomes alimentos que ayuden con la elasticidad de la piel y que aporten un extra a esa zona, porque con ello lograrás menos estrías y menos problemas a la hora de pensar que no te gusta esa zona.

3. Hidratación de las estrías

Siempre. Siempre. Siempre. Desde que te quedes embarazada, empieza a aplicar hidratación en forma de crema en la zona de tu vientre. Lo mismo en los pechos. ¿Por qué te decimos esto? Porque vas a prevenir que te aparezcan las estrías y, aunque quizá no las evites, sí que será más livianas, en menor cantidad y más fáciles de eliminar después?

Puede que pienses que no lo necesitas, pero créenos, este es un pequeño truco de embarazadas para evitarlas o al menos que salgan menos. Y funciona. Así que solo tienes que probar. Y no escatimes con la crema. Merece la pena porque no te deprimirás por ver esas señales en tu cuerpo, o por lidiar para eliminarlas.

Las cremas lo que harán será nutrir por fuera, mejorar la elasticidad de tu piel y ayudar a que esté lo mejor hidratada posible. De esa forma, conseguirás que tenga más elasticidad sin que queden señales en ella.

4. Tés que ayuden a tonificar

Los tés o infusiones de hierbas como las hojas de alfalfa, el tomillo, el áloe vera, la caléndula, etc. También la pulpa de uva es un buen remedio para las estrías, tanto a la hora de comerlas como utilizando la pulpa de ese fruto para extenderla en las estrías como una mascarilla.

5. Aceites para las estrías

Al igual que las cremas, los aceites también pueden ser buenos para hidratar la piel y mejorar la elasticidad. Por ejemplo, puedes probar el aceite de oliva, el de rosa mosquena, el aceite de coco, el aceite de árbol de té, o incluso la manteca de karité.

6. Cremas caseras antiestrías

En muchos hogares, en lugar de comprar cremas, lo que hacen es crearlas de manera casera mezclando algunos ingredientes que, por sí solos, también funcionan. Por ejemplo, aloe vera con zumo de limón y aceite de coco.

Otra crema casera contra las estrías es usar manteca de karité con claras de huevo y unas gotas de aceite de árbol de té.

Puedes encontrar muchas recetas diferentes y lo mejor es probar para saber cuál es la que te funciona a ti.

7. Ejercicio

Aunque no quieras, aunque pienses que no vas a poder moverte, que es malo, etc., tienes que hacer algo de ejercicio. Con ello vas a lograr darle más resistencia y fuerza a tus músculos y a tus propios huesos para aguantar el peso de tu bebé y todo lo que conlleva (placenta, movimiento del bebé, de los órganos, etc.).

Pero, relacionado con la piel, el ejercicio también te ayuda porque transpirará mejor y conseguirás una piel más saludable sin que se acumule en ella sustancias nocivas o que impidan una mala hidratación.

Como ves, hay muchos remedios caseros contra las estrías. Ten en cuenta que son como heridas de guerra que, cuando miras a tu bebé no resultan tan importantes.

Imagen destacada
Imagen 1
Imagen 2