Esto es lo que pasa en la semana 10 de embarazo

Semana 10 de embarazo. Ya estás casi a punto de dejar el primer trimestre, lo que quiere decir que todo marcha bien y que, en nada, pasarás a uno de los ciclos más agradables de tu estado de buena esperanza.

Y es que para la mayoría de las embarazadas, el segundo trimestre es el mejor de todo el embarazo ya que suelen desaparecer las molestias típicas del primero, y todavía no te sientes lo suficientemente hinchada como para sentirte incómoda por el embarazo. Pero antes, ¿qué pasa en la semana 10 de embarazo?

Cambios en la madre en la semana 10 de embarazo

Para la embarazada, la semana 10 es una de las más bonitas, pero es cuando la barriguita empieza a asomar. Todavía no se nota mucho, pero sí verás que hay una ondulación en tu vientre, lo que ya avisa de que una vida está creciendo ahí dentro. Es también el momento en el que, a través de una ecografía, se puede saber si hay un embarazo gemelar o múltiple.

embarazo

Entre los cambios que vas a experimentar, están los siguientes:

1. Crecimiento de las mamas

Tus pechos habrán crecido. De hecho, es posible que necesites unos sujetadores de una talla superior porque van a seguir así bastante tiempo. Además, se vuelven más sensibles y quizá necesites sujetadores especiales para que tu espalda no te duela debido al nuevo peso de ellos.

2. Adiós náuseas

Es lo más habitual. A partir de la semana 10 de embarazo, las náuseas van a remitir ya que el cuerpo se está acostumbrando a esa nueva vida y podrás empezar a despertarte sin tener que salir corriendo al baño y vaciar el estómago a primera hora de la mañana (y en las siguientes).

3. Cambios de humor y de autoestima

Las hormonas siguen revolucionadas, y eso hará que, en el mismo día, experimentes un montón de sensaciones diferentes; que llores, rías y te enfades al mismo tiempo será algo habitual, así que intenta llevarlo con mucha paciencia.

4. Síntomas raros en el embarazo

Como son los mareos, la pérdida de apetito, los gases… Todos esos puedes experimentarlos, y es posible que te hagan sentir más débil de lo que ya estás, pero pasarán. Son momentos que no tendrás a todas horas, por lo que aprender a convivir con ellos unas semanas te será mucho más efectivo que intentar solucionarlos.

Uno de los remedios para lidiar con los mareos, que es quizá el peor síntoma de esta semana, es que, cuando lo sufras, te tumbes del lado izquierdo y te hidrates. Es preferible que no hagas movimientos bruscos, no te levantes de golpe y mantengas una alimentación adecuada y equilibrada. Además, si evitas los fritos, bebidas gaseosas y demás, también controlarás los gases.

5. Pruebas diagnósticas

En esta semana, empiezan las pruebas diagnósticas. Hablamos de pruebas opcionales en el embarazo, pero que muchas embarazas se deciden a hacerse para poder conocer si el embarazo, y sobre todo el bebé, está bien.

Entre ellas, tienes:

La biopsia de vellosidades coriónicas

Se trata de una prueba invasiva y que implica bastante riesgos, pero que ayuda a conocer el estado del bebé. Lo que se hace es meter una aguja hasta la placenta y sacar una muestra de las vellosidades coriónicas, unas estructuras de la propia placenta. Al analizarlas, es como si se analizara el feto.

¿Por qué se recomienda? Esta prueba se ofrece por los médicos cuando se ha notado alguna malformación, hay antecedentes de defectos genéticos, la madre es mayor de 35 años, o hay pruebas que avalan que puede pasarle algo al bebé.

Con ella lo que se sabe es si el feto tiene alguna anomalía genética. El problema es que la tasa de aborto es alta.

Amniocentesis en el embarazo

Es otra de las pruebas, y quizá bastante más conocida que la anterior. Esta se ocupa de detectar cromosomopatías, como por ejemplo síndrome de Down, así como defectos del tubo neural (algo que, en la anterior, no se puede conocer).

Triple Screening en el embarazo

Aunque es más habitual hacerlo a partir de la semana 11, ya puedes ir planteándotelo. Sirve para detectar alteraciones genéticas en el feto y, al contrario de las otras, no es una prueba invasiva, sino que se hace a través de una muestra de sangre de la madre.

Cómo está el bebé en la semana 10 de embarazo

embarazo
Fuente

La semana 10 de embarazo es la última en la que los médicos y expertos se refieren al bebé como “embrión”, ya que, a todos los efectos, a partir de la 11 va a ser un “feto”. Su tamaño es igual que el de una ciruela pasa, lo que quiere decir que es aún muy pequeño. ¡Pero lleva muchos cambios de semanas anteriores que tú misma te habrás dado cuenta.

Ahora, el bebé ya tiene todos los órganos formados y ubicados en su sitio, pero todavía no llegan a funcionar de manera autónoma, le queda un poco para eso. Sin embargo, es la placenta la que protege al bebé y le ayuda a desarrollarse. Por su parte, el cordón umbilical ya funciona, pasando la sangre entre el bebé y la placenta. Además, es en esta semana de embarazo cuando empiezan a desarrollarse los órganos sexuales. ¡En nada sabrás si es niño o niña!

Sus manitas ya tienen bien formados los dedos, igual que en los pies, y puede moverlos abriéndolos y cerrándolos. Además, la cabeza empieza a separarse un poco del pecho, con lo que se desarrolla su nariz, boca y labios, y dentro de estas están creándose la lengua, el paladar y los primordios de los dientes.