Estos son los cambios en tu embarazo en la semana 6

Cuando estás embarazada, lo que quieres es conocer la carita de tu bebé lo antes posible. Pero un embarazo necesita tiempo y, algo que deberías valorar es que el tiempo pasara, semana a semana, sin que haya ningún problema, porque eso querrá decir que todo va bien.

Sin embargo, somos conscientes de que es difícil no querer que pase el tiempo volando para conocer a esa personita que hay en tu interior. Una que, en la semana 6, ya tiene novedades con respecto a la anterior. ¿Quieres saber cuáles?

Lo que ocurre en la semana 6 en tu cuerpo

Durante la sexta semana, es muy habitual que hayas notado cambios en los pechos, haciéndose más grandes, endureciéndose e incluso volviéndose más sensibles. También puede que hayas tenido naúseas o vómitos, y que además vayas más al baño. Pero hay más cambios que son habituales que ocurran, entre ellos:

1. Cansancio extremo

Ese tipo de cansancio que te ocurre de improviso, ya que haciendo lo mismo no llegas al final del día sin tener que parar y descansar, o incluso dormirte.

Es algo habitual porque toda la energía de tu cuerpo se está utilizando para desarrollar al bebé, y eso provoca que te falte. Por eso, necesitas tomarte las cosas con más calma para que no pase nada.

embarazo
Fuente

2. Sangrado vaginal

Muchas veces, cuando ves que tienes un sangrado, te asustas y piensas lo peor. Pero hay que mantener la calma, porque a veces ese sangrado no es nada. Ahora bien, es cierto que hay riesgo de aborto hasta la semana 12 (y aún después de esa semana, aunque en menor proporción). Por tanto, siempre que haya un sangrado, conviene que acudas al médico para que valore tu estado.

Como te decimos, puede que sea un principio de aborto, un desprendimiento de la placenta, o cualquier otro problema que no tenga mayor importancia siempre que estemos tranquilas y guardemos un poco de reposo para que no pase nada.

3. Ardores y reflujos

¿Tienes problemas con las comidas? ¿Parece como si te sentaran mal? ¿Haces mal la digestión? Eso son síntomas de ardor o reflujo gastroesofágico y es algo normal en los primeros meses de embarazo. Pero si no lo tomas en cuenta puede ser peligroso, porque no te nutrirás como debes. Por eso, si te pasa, puedes hablar con tu médico ya que hay tratamientos, tanto naturales como médicos, para aliviar esas molestias.

Normalmente a partir del segundo trimestre se suele rebajar, aunque los protectores de estómago pueden ayudar (siempre que sea uno que puedas tomar).

4. Todo tu cuerpo se modifica

Pues sí, un embarazo lo que hace es transformar todo tu cuerpo haciendo hueco a la nueva vida que crecerá durante varias semanas. Eso quiere decir que la estructura ósea y algunos órganos se van a modificar y cambiarán. Pero no solo eso, también lo harán la respiración, la circulación de la sangre, el metabolismo… De hecho, muchas embarazadas, debido a ese cambio de metabolismo, empiezan a perder peso (o a ganarlo) sin hacer nada.

5. Ganas un poquitín de peso

¡No te asustes! Lo primero, esconde la báscula porque el peso es habitual que empieces a ganarlo. Afortunadamente, esta semana no será mucho y pasará desapercibido, pero deberías comenzar a mentalizarte de que vas a subir un poquito.

A veces los médicos crean dietas especiales para embarazadas, sobre todo si tienen sobrepeso, para evitar que se dispare demasiado el peso ya que pone en peligro la vida de la madre (y la del bebé), además de desarrollarse enfermedades como diabetes gestacional, preeclampsia, etc.

embarazo
Fuente

Así está tu bebé en la semana 6 de embarazo

Hablemos ahora de tu bebé, porque seguro que te gustará saber cómo está en esa semana de embarazo. Debes saber que el embrión estará compuesto por 14 somitas. ¿Sabes lo que es? Se trata de los pilares de su esqueleto. Mide en total unos 4 milímetros desde la coronilla hasta las nalgas.

Y lo más hermoso de todo: su corazón empezará a latir. De hecho, es muy normal que en esa semana, si te hacen una ecografía, ya puedas escuchar su corazón bombeando con fuerza.

En la cabeza, que suele ser más grande de lo normal todavía, empezarán a salir dos hoyos, uno a cada lado. Ahí será donde estén los ojos. Y también empezará a formarse tanto la mandíbula inferior como la laringe. ¡Y sus piernas!

Algo que no muchas saben es que, a estas alturas de embarazo, el cordón umbilical todavía no le da todos los nutrientes que necesita, sino que es el saco gestacional el que se ocupa de ello.

El embrión está en una etapa muy importante, no solo porque está creándose el corazón y todo su sistema circulatorio, médula espinal, cerebro, etc., sino porque es una semana crucial para que su desarrollo sea el adecuado.

Claro que, en las siguientes, también habrá cambios muy importantes.