Cesárea: los consejos que debes seguir para recuperarte cuanto antes

El momento del parto es algo que asusta a muchas madres, sobre todo a las primerizas. Como sabes, puedes tener a tu bebé con parto natural o con cesárea. Y es esta última la que divide a muchas mujeres; hay quienes consideran que es mejor; y quienes dicen que es más problemática.

Está claro que una cesárea implica un mayor tiempo de recuperación de la madre, debido a que hay una herida considerable, movimiento de los órganos, etc. Pero siempre que se cuiden los detalles y te tomes tu tiempo, no debe ser problemática.

Los consejos que te harán estar al 100% en poco tiempo

Si has pasado o tienes programada una cesárea, entonces es posible que estés preparándote para lo que ocurrirá después; es decir, el tiempo de recuperación.

Pero, lo que puedes hacer es tener presentes estos consejos seguro que el tiempo que tardes en volver a sentirte bien será menor. De hecho, aquí van:

1. Alimentación

El primer punto importante para recuperarte de una cesárea es, sin duda, la alimentación. No solo tienes que cuidarla para alimentar bien al bebé (ya que, como sabes, lo que comas y bebas influirá en la leche que le des a tu bebé).

Por eso, para conseguir que tu cesárea se cure antes y te recuperes, conviene que prestes atención a lo que comes. Para ello, has de empezar poco a poco.

Es muy normal que, tras una cesárea, por haber movido los órganos, las digestiones se te hagan más pesadas. Para evitarlo, nada como comer más a menudo, pero pocas cantidades en cada una. De esta forma te nutrirás.

Eso sí, evita los alimentos que sean demasiado pesados o que hagan que la digestión sea muy lenta.

2. Higiene de la herida de una cesárea

Algo muy importante tras una cesárea es la higiene de la herida. Ten en cuenta que suele ser algo grande y que tienes con grapas, no solo las que ves por fuera, sino también las que hay dentro.

Por eso, va a ser muy normal que te cueste trabajo moverte, estar mucho tiempo según en qué posturas, etc. Lo mejor es que no cargues la zona del vientre ni del abdomen.

En cuanto a la herida, has de curarla con agua y jabón. No conviene que estés continuamente lavándola, porque eso la resblandecerá; en cambio, sí que debes secarla muy bien y mantenerla así para que no haya riesgo de infección por humedad.

Algunos recomiendan que se lleve, entre dos semanas y un mes, una faja abdominal con el objetivo de mantener presión en esa zona y que no duela tanto, pero dependerá de cada mujer el que pueda hacerlo.

3. Actividad física

Una cesárea hace que tu día a día no sea realmente como debe ser. Necesitas tiempo para recuperarte porque, entre los puntos, la herida, el movimiento de los órganos, y otras muchas consecuencias, hará que necesites un poco de tiempo. Pero no quiere decir que debas estar todo el día en el sofá.

Nada de eso. Toca moverse un poco. Pero con cuidado. De hecho:

  • No conviene que cojas peso.
  • No hagas esfuerzos.
  • Muévete a tu ritmo. Andar un poquito no es mala idea, así que prueba a hacerlo, cada vez un poco mejor conforme te vayas sintiendo con más fuerza.

Eso sí, no hagas demasiado ejercicio, al menos no hasta que el médico te dé el alta definitiva.

4. Relaciones sexuales tras una cesárea

¿Te preguntas sobre las relaciones sexuales? Pues has de saber que, lo mejor tras una cesárea, es la de esperar al menos un mes. O incluso la famosa cuarentena, que es cuando la mujer está más sensible, aunque esto depende de cada mujer.

Eso sí, ten en cuenta que la herida es reciente y que puede molestar según la postura sexual que se realice. Si no te sientes preparada, es mejor esperar.

5. Ante cualquier duda, pregunta

Cuando tienes una herida de cesárea, tanto los médicos como enfermeras te dicen que debes cuidarte mucho, que necesitas descanso y que no hagas locuras. Y no lo dicen por decir.

Si se escapa un punto externo, no hay mucho problema, pero si los que se escapan o abren son los internos, entonces puedes tener un sangrado externo, o podrías poner en riesgo tu salud.

Por eso, nuestra mejor recomendación es la de seguir al pie de la letra lo que los profesionales de la salud te digan. Aunque te sientas bien y veas que los puntos externos van bien, los de dentro tardarán un poco más en recuperarse, así que no te des prisa en hacerlo.

6. Que el estrés no te pille

Recuperarse de una cesárea no es igual que de un parto natural. Requiere más tiempo, y eso puede provocar que, el hecho de que te frustres debido a que no haces tu vida normal en poco tiempo, sino que has de reponerte.

Por eso, procura no agobiarte demasiado y pensar que requieres de un tiempo para ti, sin problemas ni estrés de por medio que hagan que te pongas nerviosa. Eso no ayudará a tu recuperación.

Seguro que todos estos consejos te ayudarán a que la recuperación de una cesárea sea más rápida. Y tendrás un apoyo incondicional: tu propio bebé.