Viajar embarazada: estas son las precauciones que debes tener

Un embarazo no es, ni mucho menos, un impedimento para hacer lo que quieras en tu día a día. Sí, es cierto que llevas una vida en tu interior, pero eso solo quiere decir que tienes que tener más cuidado. A la hora de viajar embarazada, por ejemplo, necesitas cumplir una serie de necesidades que, de no estarlo, no te harían falta. Pero, en general, estar embarazada no debe ser problema para hacer cualquier cosa que quieras.

Ahora bien, eso tampoco quita el que no seas precavida y evites problemas mayores. Por eso, vamos a comentarte las recomendaciones a seguir según el medio de transporte que escojas.

Pero antes, ¿puedo viajar estando embarazada?

Hemos de decir que cada mujer es un mundo, y que la gestación o embarazo difiere entre las mujeres, por lo que unas lo pasan muy bien, y otras no tanto.

Según los médicos, el primer trimestre es el periodo más delicado y donde hay que tener más cuidado con los esfuerzos y exposiciones. Esto se debe a que el cuerpo de la madre cambia para adaptarse a cambios hormonales, al bebé y a todo lo que va a conllevar el embarazo. Por eso, se recomienda que, durante ese tiempo, no se viaje, o estos sean mínimos.

Sin embargo, a partir del segundo trimestre no hay tanto problema; igual que ocurre en el tercero (aunque en este caso, por las dimensiones del vientre y las molestias puede ser desagradable viajar embarazada).

viajar embarazada
Fuente

1. Recomendaciones para viajar embarazada en un avión

Aunque no lo creas, sobre todo por todas las noticias que salen en los medios de comunicación, lo cierto es que el avión es la forma más segura de hacer un viaje. Y para las embarazadas más aún porque como no se siente nada (ni vibraciones ni tirones), hace que no se estimule la contractilidad uterina.

Ahora bien, eso no quiere decir que no haya peligros. Lo cierto es que sí. Uno de ellos puede ser por el propio sitio, ya que algunas veces, cuando pides el vuelo, no te dan a escoger lugar. En esos casos, puedes intentar que te cambien de asiento, más que nada porque, si el viaje es muy largo, necesitarás levantarte, estirar las piernas, caminar un poco, etc. Y eso es importante para evitar que se te desarrolle un trombo.

Siempre que puedas, avisa que estás embarazada, muchas veces eso hace que te den un asiento preferente o que se ocupen de tus necesidades. Y recuerda no estar siempre sentada, mover los pies, levantarte, etc. te ayudará a que el viaje no sea peligroso.

2. Recomendaciones para viajar embarazada en un barco

Otro de los medios de transporte es el barco, aunque no es el más recomendado para las embarazadas debido a que el movimiento de las olas puede hacer que se mareen fácilmente y además porque es posible que, si pasa algo, no haya un médico a bordo, o este sea de medicina general, y no pueda enfrentarse a problemas más específicos de un embarazo.

3. Recomendaciones para viajar embarazada en coche

Sin duda el coche es el vehículo predilecto por muchos. No dependes de horarios, ni de paradas estipuladas. Conduces como quieres, paras donde quieres y no tienes una hora fija de llegada, ya que la marcas tú.

Esto, cuando se está embarazada, es muy agradable pues paras cuando lo necesitas. Pero eso no quita que no haya peligros, como por ejemplo la deshidratación, al no beber líquidos durante el trayecto, o el calor que se sufra (de ahí el que se viaje mejor en las horas de menos calor).

Otro punto importante es el cinturón de seguridad para embarazadas, que, como sabes, ha de ir colocado de manera especial para evitar problemas al bebé en caso de un accidente.

4. Recomendaciones para viajar embarazada en moto

Tenemos una única recomendación para viajar embarazada en un vehículo de dos ruedas: que no viajes. Es muy peligroso el viaje en estos medios porque favorece la contractilidad uterina y, al mismo tiempo, si hay un accidente, todo tu cuerpo se pone en peligro y podría dañarse al bebé.

viajar embarazada
Fuente

5. Recomendaciones para viajar embarazada en tren

Otro de los medios de transporte para viajar es el tren y, en el caso de las embarazadas, es uno de los más seguros porque, además de ir cómoda en tu asiento, que no suele ser estrecho ni mucho menos, también puedes levantarte y caminar por el pasillo, moverte e incluso ir a tomar algo a la zona de bar que tienen habilitados muchos trenes, sobre todo los de media y larga distancia.

En principio, no hay ningún peligro ni precaución que debas tener más que el hecho de escoger siempre un asiento que sea de pasillo y, a poder ser, cerca de los baños, con el objetivo de que, si tienes que ir y hay mucha gente, no tengas problema de llegar.

Siempre que tengas que viajar, recuerda que debes velar por la seguridad de tu bebé, y también por la tuya misma.