Cómo evitar las mañanas eternas y llevar a los niños a la escuela en tiempo récord

Sí, lo sabemos. Las mañanas cuando hay colegio o instituto son una odisea. Rara será la vez en que no acabes, en cuestión de una hora, de mala leche por culpa de las mañanas eternas, de los niños, de que el tiempo pasa muy deprisa y que no te da tiempo a nada. ¿A que te ves reflejado/a en todo esto?

No podemos evitarlo, entre el madrugón que nos damos, que nos cuesta levantarnos de la cama, y tirar de la tropa puedes acabar con un humor de perros, y eso antes de las 12 de la mañana. Así que, para que no te pase, ¿qué tal si te damos algunos consejos para que las mañanas sean mucho mejores?

¿Mañanas eternas? Haz que sean cosa del pasado con tus niños

desayuno familia
Fuente: Pixabay

Imagina la situación. Las 7:30 de la mañana; ya has estampado el despertador, te intentas levantar y llamas a tus hijos para que hagan lo mismo. Pero por mucho que tú te des prisa, resulta que ellos parecen funcionar a medio gas. Y te estresas. Eso día a día acaba con el humor de cualquiera. Así que, ¿qué hacer para que las mañanas sean mejores?

A la cama antes

Pues sí, pero a la cama, cama. Es decir, sin televisión, sin tablet, sin móvil, sin juegos… A dormir de verdad. Los niños deben dormir una media de 8-9 horas de sueño (10 si están en edad preescolar o infantil), por lo que necesitas que realmente descansen ese tiempo. Pero no los acuestes pensando que se van a dormir enseguida. De hecho, deberías acostarlos sobre las 21 horas. Más tarde te enfrentas a que no se duerman fácilmente, y al final les faltarán horas de sueño.

Por la noche, dedica tiempo a organizar las cosas

Las mochilas, la ropa, la comida que se comen en el colegio… Todo eso, y mucho más, lo puedes organizar antes, ¿a que sí? Y lo mismo con lo que tú necesites. El objetivo es que, por la mañana, que cuesta bastante arrancar, puedas tener ya casi todo hecho y solo haga falta cogerlo y nada más. Aunque no lo creas, eso es lo mejor para ahorrar en tiempo, y hacerlo por la tarde-noche no te llevará tanto.

En esto también los niños te pueden ayudar, sobre todo si son ya algo mayores, porque les enseñarás a organizarse y luego por la mañana sacarán más tiempo para ir relajados (pero si dormirse, claro).

Adelántate al desayuno

nina desayuno manana eterna
Fuente: Pixabay

Cuando te levantas, sabes perfectamente lo que tienes que hacer, ya sea ducharte, vestirte y sí, también desayunar. Los niños han de hacer lo mismo pero, ¿y si tuvieras todo listo para cuando lleguen los niños? De esa forma, estarás ahorrando tiempo.

Por ejemplo, puedes preparar el desayuno y dejarlo haciéndose mientras te vistes. Eso sí, cuidado no vayas a tener ningún accidente por querer tener una mañana más productiva.

Frases positivas

Sabemos que levantarte con la alarma del despertador no es algo agradable. Pero si encima despiertas a tus hijos de mala forma, conseguirás que su mal humor podría ser aún peor. Por eso, ¿qué tal una frase positiva para empezar bien el día?

Aunque no lo creas, ser positivo desde por la mañana te ayudará a estar más alegre, ser más productivo y también a solucionar mejor los problemas. En cambio, pensando en negativo lo único que conseguirá es que pensemos que todo el día nos va a ir mal.

Cada uno tiene una tarea

Fuente: Pixabay

¿Por qué solo una persona tiene que ocuparse de todo? Pues no, una familia puede distribuir todas las tareas a hacer. Por ejemplo, los niños pequeños pueden ocuparse de darle la comida a la mascota, o de llevar su mochila a la puerta y vestirse solos.

Los más mayores, pueden ayudar a despertar a sus hermanos o a preparar el desayuno para toda la familia. De esa forma, al distribuir las tareas, todo el mundo participará y te sentirás menos agobiado/a.

Haz que se lo tomen como un juego

Los niños se divierten mucho con los juegos. Y las mañanas pueden convertirse en eso mismo, en un juego. Y es que, al igual que ocurre cuando les estás enseñando a estudiar, o a usar el baño, también aquí puedes jugar con ellos en ese sentido.

¿Y qué haces? Pues si cumple que se va a la cama y se levanta a su hora, tendrá una pegatina de cara sonriente; si se viste solito y desayuna rápido, otra… Y así conseguirás que al final de la semana, puedas ver si cumple o no y, si es así, hacerle un regalo, o incentivarlo de alguna forma: por ejemplo pasando el finde con él, o haciendo un plan donde sea él quien decida lo que hacer.

Al principio es posible que cueste trabajo; e incluso que se canse al poco tiempo, pero si eres constante, vas a lograr que interiorice este plan y, no solo eso, sino que te ayudará a no estresarte cada mañana de cole.