Cuándo acudir a un tratamiento de fertilidad para quedarte embarazada

Hay ocasiones en las que la ilusión de tener un bebé y quedarte embarazada rivaliza con el tiempo. Y es que, a veces, las parejas tienen dificultades para conseguir el estado de buena esperanza y, transcurrido un tiempo, empiezan a pensar si están haciendo algo mal, si les sucede algo o, incluso, si es necesario un tratamiento de fertilidad.

Antes de nada debes saber que quedarte embarazada no es “del dicho al hecho”, hay que tener paciencia y no obsesionarse con ello, ya que también el estado mental influye en las posibilidades de un embarazo. Pero, ¿cuándo es hora de acudir a un experto e iniciar un tratamiento de fertilidad?

Los tratamientos de fertilidad para cumplir el sueño de estar embarazada

tratamiento fertilidad

Por norma general, quedarte embarazada no es algo corto y fácil. Muy pocas personas lo consiguen; lo normal es que sea un proceso largo y, teniendo en cuenta nuestro estilo de vida, difícil en algunas parejas. De hecho, algunas podrían tardar más de un año en conseguirlo, y eso sin problemas de fertilidad. Pero cuando estos están presentes, y cada vez es más habitual, la espera puede ser aún mayor.

Los propios expertos recomiendan que, si al año de intentarlo, no hay una “buena noticia”, entonces el siguiente paso que deberían hacer es comprobar, mediante un estudio, si hay problemas de fertilidad. Y no hablamos solo de la mujer, sino también del hombre, ya que hay que asegurar que el problema no tiene por qué venir de la mujer; puede ser el hombre, la mujer o incluso ambos.

Dependiendo de los resultados de ese estudio, entonces se puede determinar una forma de actuar con un tratamiento adecuado para conseguirlo.

Los factores que influyen en el embarazo y el tratamiento de fertilidad

No hay que decir que cada vez más las mujeres, parejas… dejan para más adelante el tener hijos. Antes, hace 30-40 años, lo normal era tener hijos casi a los 20 años, ya que los matrimonios se hacían casi al cumplir la mayoría de edad y al poco tiempo se tenía un bebé.

Pero todo eso ha cambiado ya y cada vez es más habitual que se retrase la edad debido a la carrera profesional de la mujer, a la falta de estabilidad laboral, o a otros factores (no tener pareja, ser demasiado costoso un tratamiento de fertilidad…) que influyen en esta decisión.

Y esto, aunque no lo veamos, también influye. Actualmente, en España la media para tener un hijo está en los 32 años. De 35 a 37 la reserva ovárica disminuye, lo que hace que quedarte embarazada sea solo de un 20% por cada ciclo, y a partir de los 40 ese tanto por ciento disminuye al 5%. Por ende, hablamos de algo que puede ser muy difícil de la manera natural, de ahí que se utilicen los tratamientos de fertilidad.

tratamiento fertilidad

Pero, ¿hay más factores que influyen? La respuesta es sí:

Menopausia precoz

Aunque siempre se dice que la menopausia comienza más allá de los 50-55 años, lo cierto es que hay muchas mujeres que la menstruación se les comienza a retirar mucho antes, lo que se llama menopausia precoz.

Si se tienen antecedentes de ello, bien en la madre, la abuela… es lógico pensar que la mujer también podría padecerla.

Ovarios poliquísticos

Son cada vez más habituales en las mujeres. Y entre los problemas que dan están los ciclos irregulares, el sangrado anormal, no dejar de sangrar en todo el mes, etc. Incluso, pueden aparecer pólipos en la zona que hay que retirar mediante cirugía, ya que, de alojarse mucho tiempo, y aunque normalmente son benignos, se pueden convertir en malignos con el tiempo.

Problemas de fertilidad en el hombre

La mujer no es la única que puede tener problemas. También los hombres, como podría ser una cantidad pequeña de espermatozoides (menos de los que debería), que estos no fueran rápidos, y por tanto no llegan donde deben en el tiempo en que viven, etc.

Entonces, ¿cuándo hay que acudir a un tratamiento de fertilidad para quedarte embarazada?

Si estás buscando un hijo, y llevas tiempo intentándolo, puede ser que necesites ayuda. Muchos expertos recomiendan no obsesionarse porque el estrés y ese “exceso de ilusión” dificulta aún más el relajarse y dejar que todo fluya (hay muchos casos de familias que han recurrido a un tratamiento de fertilidad y, tras dar a luz, han vuelto a quedarse embarazados de manera natural debido a que ya no tenían la presión de ese embarazo ni de ese primer bebé).

Cuando tienes más de 35 años y has intentado por un año, sin tener ningún antecedente que pudiera dificultarte el estado de buena esperanza, es cuando se debe acudir a un ginecólogo experto para que realice un estudio de la pareja y determine si hay algún problema o bien es necesario iniciar un tratamiento de fertilidad.

En caso de 40 años o más, así como en caso de, aun con menor edad, haya problemas ginecológicos previos, se recomienda que el estudio se haga a los 6 meses.

Una vez se tienen los resultados, es posible iniciar un tratamiento de fertilidad que podrá ser público en caso de que se tengan menos de 40 años; o bien privado, que es lo más habitual.