Trucos para ayudar a tu hijo a madrugar con la vuelta al cole

La vuelta al cole ya está aquí. Son muchos los niños que han empezado el 1 de septiembre; otros que lo han hecho de manera gradual. Oficialmente el 8 de septiembre todos los de primaria empezaban, y el 15 lo harán muchos de secundaria. Pero, uno de los grandes problemas de los niños es el madrugar. ¿A ti también te pasa?

Si tienes hijos a los que les va a costarse despertarse, o que estás viendo que desde por la mañana es una guerra constante, a continuación vamos a echarte una mano para que puedas ayudar a tu hijo a que madrugar no sea tan difícil.

Esa temida hora del madrugón de lunes a viernes

vuelta al cole madrugar
Fuente: Pixabay

De lunes a viernes todos los que tienen un trabajo saben que hay una cosa que se llama alarma que nos encantaría mandar… muy lejos. Y no solo afecta a los más pequeños, sino también a los mayores. El problema es que a los niños el sueño les retiene más en la cama y todas las mañanas puede ser un auténtico caos. Si eso se repite uno y otro y otro día, al final acabas odiando todos los días, porque siempre empiezas de mala leche.

¿Le ponemos remedio? Pues toma nota:

Adelanta la hora de la cena con la vuelta al cole

Sabemos que cuando llevas todo el verano cenando a las 10-11 de la noche, eso de comer a las 9 o antes no te va. Pero los niños tienen que dormir más horas que los adultos, y es uno de los motivos por los que a la hora de madrugar pasa lo que pasa. Así que, aunque sea para ellos, intenta que cenen algo y que se relajen por la noche para que puedan dormir bien.

Además, trata de que sea una cena ligera, no demasiado fuerte porque les costará hacer la digestión y no conciliarán bien el sueño. Después, deja que haga algo tranquilo, ya sea ver la tele, leer un poco… incluso antes de cenar que se den una ducha relajante hará que su cuerpo entre en modo de letargo y puedan quedarse dormidos antes.

Despiértale con tiempo

vuelta al cole madrugar
Fuente: Pixabay

Muchas veces los malos ratos los llevamos porque vamos siempre con la hora justa. Y aunque no dbería ser así, porque tendríamos que disfrutar de esos momentos, a veces no puede ser (porque vives lejos del colegio y el trabajo, porque tienes que entrar casi a la misma hora que tus hijos, etc.).

Así que hay que sacrificarse un poco y despertarlo un poco antes. No quiere decir que lo levantes de la cama 10 minutos antes, pero sí que empieces a levantarlo para que vaya empezando el día con más tranquilidad.

Un madrugón en la vuelta al cole, pero con una sonrisa

¿Qué es lo mismo, que abran la puerta y te peguen un grito o que empiecen a acariciarte, darte besos y te digan suavemente que es hora de levantarse? Seguro que más de uno nos acordamos del susto que nos han pegado cuando nos han gritado de que nos hemos quedado dormidos. Pues bien, los niños, como cualquier persona, si se levantan asustados y que sienten que los han raptado de ese sueño placentero, se levantan de mala leche.

En cambio, si usas las caricias, los besos e incluso la música para despertarlo, la cosa cambia.

Sí, tendrá que madrugar, pero será con otra filosofía.

Usa la luz natural

vuelta al cole madrugar
Fuente: Pixabay

Has de saber que usar la luz natural para despertarse es uno de los mejores remedios que hay para madrugar y estar de buen humor.

Así que, si puedes, deja la ventana abierta para que conforme llegue el amanecer, tu cuerpo vaya despertando de manera natural. Será mucho mejor. Y sí, sabemos que este truquito en invierno no va a funcionar mucho (porque amanece más tarde) pero sí ahora.

Los olores y los sonidos son clave

¿Te acuerdas cuando eras pequeño y de repente te despertaba el olor de un bizcocho recién hecho? ¿O de unos roscos fritos o unos churros? Ahí el sueño tenía la batalla perdida porque te levantabas raudo y salías corriendo a la cocina para ponerte morado.

Pues bien, tanto el olor, como los sonidos agradables puede hacer que el madrugón sea mucho más satisfactorio, y rápido.

Un regalo por despertarse temprano en la vuelta al cole

Esto es algo que se usa en los niños pequeños para ayudarles a que se levanten. Es igual que un calendario de adviento, solo que, en lugar de presagiar la llegada de la Navidad, consiste en darle un regalo cada vez que se despierte bien. Así, si se lo recuerdas por la noche, los niños tendrán mucha ilusión de dormirse y despertarse para ver qué sorpresa les aguarda.

Eso sí, recuérdaselo no cuando vayan a dormir, sino unas horas antes. Y por la mañana si ves que se hace el remolón, díselo. Verás que se despierta enseguida.

Los fines de semana también se madruga

Lo sabemos, es un verdadero incordio tener que madrugar en fines de semana. Pero sobre todo con la vuelta al cole necesitas que el cuerpo se acostumbre a la rutina y eso significa que lo mejor es intentar estar por lo menos un mes despertándote todos los días a la misma hora. ¿Por qué? Pues porque así el cuerpo regula sus ritmos y hace que madrugar no sea tan complicado.

Aunque después de levantarte los fines de semana hagas otra cosa, o te quedes dormido en el sofá, hazlo. Así el cuerpo entiende que a esa hora ha de activarse.

Y ojo, que con los niños pasará igual. Llegará un momento en que no necesitarás la alarma.

¿Te sabes más truquitos para que madrugar no se convierta en una tortura junto con la vuelta al cole?