Embarazo: esto es lo que no debes tomar

En el momento en que sabes que estás embarazada, sabes que tienes que cuidar lo que comes y bebes para no perjudicar el desarrollo del bebé. Durante el embarazo, la dieta de la mujer suele cambiar y hay alimentos, así como bebidas, que no deberías probar para evitar males mayores.

Sin embargo, en ocasiones esto no se sabe tan fácilmente, y hay muchas dudas al respecto. Si tienes por delante un embarazo y quieres saber lo que no debes tomar, entonces aquí te lo vamos a dejar en una especie de guía para que no tengas problema.

Embarazo y dieta: los alimentos y bebidas que no deben estar en ella

Ya seas madre primeriza o tengas más hijos, la alimentación que debes seguir en el embarazo ha de ser la mejor posible para que, tanto tu bebé como tú, estéis sanos. Por eso, te dejamos aquello que deberías borrar de tu dieta.

1. Cafeína o bebidas energéticas

Tanto la cafeína como la teína y las bebidas energéticas deberías alejarlas de tu dieta porque no te harán nada bien. Para que te hagas una idea, todo esto puede repercutir en el peso del bebé al nacer, haciendo que pese bastante menos.

Lo mismo pasa con los refrescos. Son bebidas que deberías evitar durante los 9 meses (aun tomándolas sin azúcar ni cafeína).

Por eso, siempre que puedas, es mejor pasar de esto y tomar otras bebidas.

2. Pescados

Lo primero, no te estamos diciendo que no puedas incluirlo en tu dieta, ni mucho menos. El pescado es un alimento muy rico en nutrientes, vitaminas y demás elementos para el desarrollo de tu bebé (y el tuyo). El problema es que hay algunos que tienen mucho mercurio y eso es contraproducente para tu embarazo.

Así que intenta evitar el atún rojo, las conservas de atún, el pez espada o el tiburón o lucio. A cambio, apuesta por sardinas y anchoas que son más saludables.

Y, por supuesto, nada de pescados crudos (tipo sushi) porque están totalmente prohibidos). Y los mariscos (sobre todo lo de chupar las cabezas, ya que es ahí donde se acumula el mercurio).

3. Alcohol

Un vasito de vino, una copa de sidra… todo eso deberías evitarlo porque no le hace nada bien a tu bebé.

El alcohol puede producir en el bebé un “síndrome alcohólico fetal” y afectar negativamente a su desarrollo, no solo con un bajo peso al nacer, sino problemas físicos, mentales y de comportamiento.

alimentacion en el embarazo
Fuente: Pixabay

4. Tabaco y embarazo

Otra sustancia que deberías dejar de raíz si no quieres que tu embarazo no llegue a buen puerto. Hay estudios que alertan de los peligros que tiene en el bebé, como por ejemplo que no crezca como debe, o que afecte a su metabolismo (porque no sea capaz de asimilar el ácido fólico).

5. Carnes rojas y de ave

No te decimos con ello que tampoco las consumas. En realidad es más bien que no las consumas crudas o poco hechas, ya que en el embarazo se es más propensa a coger bacterias e intoxicarte por ellas. Así que intenta cocinarlos muy, muy bien, evitando, eso sí, algunas cosas, como por ejemplo los patés o las pastas de carne que vienen refrigeradas.

El hígado, por ejemplo, es algo que no deberías tomar porque tiene mucha vitamina A y eso, en exceso, puede provocar malformaciones en el bebé.

6. Frutas y verduras sin lavar

Y por lavar no es solo pasarle el grifo y ya está. Necesitas lavarlos muy, muy bien para que las bacterias que puedan tener no te provoquen una enfermedad, y lo mismo a tu bebé. Por eso, muchas embarazadas optan por evitar comer ensaladas, para no comer las verduras frescas.

En cuanto a la fruta, hay algunos postres que puedes hacer y que evitarían el problema, así que todo es meterse en la cocina.

7. Dile hasta dentro de nueve meses a los alimentos no pasteurizados

Pues sí, los productos lácteos no son muy recomendables. Por ejemplo, hablamos del queso fresco, o el queso blando. Salvo que pongan que estás pasteurizados, no deberías acercarte a ellos para evitar la listeria (algo que ha estado muy en boca hace unos meses).

Lo mismo ocurre con los yogur caseros. Aunque pienses que no son malos, pueden crear bacterias que no sean buenas para ti.

alimentacion en el embarazo
Fuente: Pixabay

8. Embutidos

Los embutidos en general son propensos a provocar toxoplasmosis, de ahí que sea uno de los alimentos que se les suela retirar a las embarazadas para evitar problemas. Solo cuando lo cocines a más de 65 grados o lo congeles a -20, podrás consumirlo, pero si es “fresco” es mejor que no te lo lleves a la boca.

Esto incluye el chorizo, salchichón e incluso el jamón serrano (salvo que esté bien curado y sin pasarse en comerlo).

9. Infusiones en el embarazo

Por último, vamos a hablar de las infusiones porque, aunque no son malas, sí que conviene que no te vayas a las más desconocidas. Es mejor quedarse solo con manzanilla o tila y dejar las demás un poco olvidadas hasta después del embarazo y de la lactancia.

Esto es debido a que pueden tener sustancias farmacológicas que influyan en el desarrollo del bebé.

Como ves, hay muchos alimentos con los que debes tener cuidado en el embarazo. De esa manera, evitarás peligros y problemas a lo largo de los meses que te quedan llevando esa vida dentro.