Mascarillas: ideas para conseguir que los niños no se las quiten

Las mascarillas son ahora mismo algo muy importante cuando se sale a la calle. A pesar de que muchas personas no las usan, hay otras que sí y que saben que puede ser una barrera de protección frente al coronavirus.

Sin embargo, los niños, aunque las deberían de llevar, a menudo se las quitan, o les molestan, y al final no sirven para el cometido que están hechas. Por eso, hoy os vamos a dar algunas ideas para que los niños no se las quiten cuando las lleven puestas. ¿Quieres saber cómo?

Cosas que los niños no deberían hacer con las mascarillas

Al igual que los adultos, los niños también tienen que acostumbrarse a llevar mascarillas. Es algo que, a la larga, va a ser obligatoria debido a que puede ayudar a que el virus no se transmita tan rápido.

Sin embargo, los niños, como los adultos, cometen muchos errores al usar mascarillas. Entre los más habituales están:

mascarillas para ninos
Fuente: Pixabay

1. Tocarse la mascarilla cuando se lleva puesta. Es una barrera para que el virus no pase a la boca, pero si te tocas la mascarilla con las manos, ese virus pasará a ellas. Y de ahí puede entrar al cuerpo.

2. No colocarse bien la mascarilla. Habiendo huecos por donde pueda colarse el virus.

3. Quitarse la mascarilla para toser o estornudar. Es el mayor error que puedes hacer ya que el virus se puede contagiar por estornudos, toses o incluso al hablar. Si te la quitas para esas acciones, no sirve de nada.

4. Humedecer la mascarilla. Es algo habitual en los niños, ya que tienden a sentirse molestos con la mascarilla y pueden, con la lengua, humedecerla, o morderla con los dientes. Nada de eso es recomendable.

5. No lavarse las manos. Tanto antes de ponerla (tratando de manipularla lo menos posible) como después de quitarse la mascarilla.

Si se evitan todos estos errores, entonces el uso de la mascarilla será el adecuado.

Ideas para que los niños lleven bien las mascarillas

Sin embargo, los niños son niños, y a veces, al salir a la calle, pueden cometer errores, o simplemente, por estar molestos, quitársela sin darse cuenta del peligro que eso entraña. Por eso, te vamos a dar algunas ideas para que se las dejen y puedas salir con seguridad con ellos a pasear.

mascarillas para ninos
Fuente: Pixabay

1. Si tienen un juguete preferido, ¡ponle una mascarilla!

A los niños pequeños les gusta la imitación. Por tanto, si te ven con mascarilla, ellos también van a querer. El problema es que se pueden cansar fácilmente de ella. Así que hay que darles un aliciente más.

Y ese puede ser su muñeco preferido. Puedes ponerle una mascarilla para que salga con ella y comentar con él o ella que, igual que su muñeco no puede quitarse la mascarilla ni tocarla, debe hacer lo mismo hasta que regreséis a casa. De esa manera, conseguirás que se la deje puesta.

2. Contarle una historia para que el uso de la mascarilla no sea incómoda

Echa mano de la imaginación para contarle una historia. Algo que contenga una mascarilla y el uso de la misma en ella.

Aunque no lo creas, si los niños ven normalizado el uso de la mascarilla, entonces se van a sentir más cómodos usándola y sabiendo que forma parte de su rostro para que no se la toquen.

A pesar de que hay muchos libros sobre el coronavirus a la venta, y más que, sin duda, van a salir, lo cierto es que no hay muchos libros que puedan hablar a los niños sobre mascarillas y su uso. Por eso, puede ser una buena idea crear una historia que los concience a que la usen correctamente.

3. Si son mayores, habla con ellos

Los niños no son tontos, se dan cuenta de las cosas que ocurren a su alrededor y, aunque a veces pueden no entender lo que pasa, sí que tienen preguntas y cuestiones que, si hablas con ellos, puedes aliviar sus dudas.

Con el tema de las mascarillas puede ocurrir igual. Ellos saben que son importantes, saben que deben usarlas. Y sí, es posible que sepan algunos fallos. Pero no todos. Por tanto, antes incluso de regañar, ¿te has parado a pesar si le has dicho qué no debe hacer y si lo ha comprendido?

Si los niños son mayores, puedes tener una pequeña charla con ellos para explicarles todo lo que no deben hacer con las mascarillas, para después pedirle que te repita lo que no se puede hacer.

Incluso, puedes hacer lo siguiente.

4. El juego para aprender qué no hacer con las mascarillas

Los niños aprenden más fácilmente a través del juego que con otra cosa. Por eso, ¿por qué no inventar un juego con las mascarillas? Ahora que se pueden conseguir fácilmente en los supermercados a un precio asequible, puedes jugar con ellos y utilizar una o dos mascarillas para que vean los errores. Y ganará la persona que lo haga todo bien.

De esta forma, aprenderán cómo han de usarlas y lo aplicarán a la hora de salir a la calle.