Los riesgos de ser madre a partir de los 40 años

Ser madre a partir de los 40 años hoy día no parece algo tan descabellado. Las mujeres van dejando la maternidad para más adelante y se centran en su vida o en el trabajo. Sin embargo, cuando se quiere ser madre, pasados los 40 se tienen más dificultades.

Y además de los problemas para quedar encinta, hay que añadirle los riesgos de ser madre más allá de los 40 años. Por eso, hoy te queremos explicar los problemas que pueden surgir.

Problemas por ser madre a partir de los 40 años

ser madre a partir de los 40
Fuente: Pixabay

Si tienes más de 40 años y estás pensando en ser madre, quizá debas conocer antes los riesgos a los que te enfrentas. Estos son los más comunes.

1. Mayor probabilidad de abortos o problemas en el embarazo

Malformaciones, problemas en el embarazo… Ser madre a partir de los 40 es arriesgarte a que el bebé no tenga un desarrollo normal. De hecho, hay mayores probabilidades de tener bebés con síndrome de Down. Y aunque las ecos y las pruebas pueden ayudarte a decidir si abortar o no, lo cierto es que estamos en las mismas, esperar y volver a quedar embarazada para… ¿tener otra vez problemas?

Con respecto al aborto, las mujeres mayores de 40 años tienen mayores casos de abortos espontáneos, de cesáreas, partos adelantados y otros problemas derivados de estos.

2. Mayor probabilidad de llevar a cabo un embarazo problemático

Y por problemático podemos decir que tengas náuseas todo el embarazo, o vómitos constantes. Es lo que se llama Hiperémesis gravídica.

También tienes más riesgo a sufrir problemas de espalda, ciática, y otros derivados con tu forma física (ya que si tienes alguna dolencia, esta se incrementará por el peso extra que vas a ganar).

ser madre a partir de los 40
Fuente: Pixabay

3. Diabetes gestacional, preeclampsia y otros problemas al ser madre a partir de los 40 años

Como te comentamos, la diabetes gestacional es una diabetes que aparece de improviso en embarazadas (sin que previamente lo hayan sido). Aparece entre la semana 24 y 28 y, mientras dura el embarazo, la mujer es “diabética”, para, una vez dé a luz, desaparecer la enfermedad.

Por otra parte, tienes la preeclampsia, que es un problema relacionado con la presión arterial alta que, además, afecta a diferentes órganos, como los riñones o el hígado. Esta complicación suele aparecer en los embarazos a partir de las 20 semanas, y no importa que antes tu presión estuviera bien (de hecho tras el parto vuelve a valores normales).

Otro de los problemas que tienes al ser madre a partir de los 40 es la eclampsia, que es provocada por hipertensión arterial, por la presencia de proteínas en la orina o por edemas. Como consecuencia, se presentan convulsiones y situaciones comatosas que hacen que el embarazo sea peligroso, tanto para el bebé como para la madre.

4 Desprendimiento de placenta

Un desprendimiento de placenta es un riesgo grave de que haya un aborto o de que el bebé esté en peligro. Y cuando se es madre a partir de los 40 hay más posibilidades de que esto pueda ocurrir.

Por eso, se consideran embarazo de alto riesgo y se extreman las precauciones para evitar esto (que podría poner fin al embarazo o que naciera antes de tiempo y sin posibilidades de sobrevivir).

5. La fertilidad disminuye y es más difícil ser madre

El cuerpo humano es como una obra de arte. Sabe en todo momento lo que tiene que hacer. De ahí que a cierta edad baje la regla, la menopausia, y, por supuesto, la época reproductiva. Por eso, ser madre a partir de los 40 años es algo que el cuerpo no lleva demasiado bien, aunque parece que está evolucionando y la cosa cambia un poco.

Lo que sí está claro es que hay más problemas de fertilidad en las mujeres mayores de 40 años, que tienen que recurrir a tratamientos de fertilidad, que precisamente baratos no son, además de que no te aseguran que vayas a quedar embarazada.

ser madre a partir de los 40
Fuente: Pixabay

6. Riesgo de cáncer de mama al ser madre

Pues sí, uno de los grandes riesgos de ser madre a partir de los 40 años es que hay una mayor probabilidad de tener cáncer de mama. Y no es una cifra pequeña, sino que se eleva 1,6 veces más el cáncer que si lo hubieras tenido antes de los 30 años.

Esto difiere de la creencia de que, cuando se tienen hijos y se les da el pecho más de 6 meses, se disminuye la probabilidad de tener cáncer de mama. Pero lo cierto es que todo está condicionado por la edad y el estilo de vida que se lleve.

7. La edad pesa

Es algo inevitable. Cumplimos años y el cuerpo que tenemos a los 40 no es el cuerpo de los 20 ni de los 30 años. La energía, y todo en el cuerpo, empieza a decaer. Nos cuesta más trabajo seguir el ritmo, y eso, cuando tienes que cuidar a un bebé, puede que no lo notes tanto, pero en cuanto empiece a andar ya verás que parece que tienen pilas Duracell.

Por eso, debes tener en cuenta que tener un bebé a los 40 requiere de energía, dedicación y paciencia, porque vas a estar noches sin dormir y vas a tener que trabajar el doble, triple o cuádruple.

Por todo esto, no te decimos que a partir de los 40 ya no deberías plantearte tener hijos. Esto es algo que debes sopesar, ya que no solo está la opción de quedar embarazada, sino que también puedes adoptar un hijo (que lo querrás igual que si lo hubieras parido). Lo importante es conocer los riesgos de ser madre a partir de cierta edad y los pros y contras y que hay.