Esto es lo que pasa en la semana 7 de embarazo

Cuando estás embarazada, lo más seguro es que tengas pensamientos de que tu embarazo parece que va a paso de tortuga, más lento aún si cabe. Y a pesar de que durante las primeras semanas (y las últimas) parece que no ocurre nada, lo cierto es que no es así.

Las primeras semanas de embarazo son muy importantes, y cuando ya estás de casi dos meses, la cosa empieza a acelerarse. Así que, igual que hemos hecho con las semanas anteriores, y que haremos con las posteriores, vamos a enseñarte lo que pasa. ¡Estamos en la semana 7!

El embarazo en la semana 7 para la madre

La séptima semana de embarazo es muy especial, porque es cuando se suele producir la primera ecografía. Esta suele hacerse vaginal, ya que por el vientre es más complicado que se llegue a ver al embrión.

Pero, al margen de esa buena noticia, también tendrás que lidiar con algunos cambios en tu cuerpo, unos cuantos que no te gustarán nada de nada.

1. No controlas tus emociones

Lo mismo te pones a llorar que le gritas al de delante que se aparte o que deje de hacer lo que haya hecho (aunque sea toser). Estás, como se suele decir, de un humor de perros. Y no, no es culpa tuya. Es culpa de las hormonas que están a niveles muy altos y hacen que toda tú te sientas raras.

De hecho, es la progesterona la que hace que te sientas más emotiva, que llores por todo, que los problemas te los tomes como algo personal. Y, también, que estés más susceptible que otras veces. Puedes compararlo más o menos con los días de ovulación o los previos a la regla, pero multiplicándolo, porque serán peores esos momentos.

2. El tránsito intestinal se vuelve lento en el embarazo

Sí, notarás como si te costara más ir al baño. Como si estuvieras estreñida. Pero si además ya lo tenías de antes, ahora se va a potenciar, así que quizá necesites un poco de ayuda para ir bien al baño. Eso sí, no hagas nada sin consultar antes al médico.

3. Ardor de estómago

Junto a lo anterior, puedes sufrir los ardores de estómago, molestias que se refieren sobre todo a los ácidos del estómago que provocan ese aumento de reflujo. En esta ocasión, lo que puedes hacer es comer más veces, pero muy poquita cantidad para que no te haga tanto daño. Y si ves que no sirve, otra opción es la de tomar algún medicamento recetado por el propio médico.

4. Otros tipos de cambios

Aparte de todos los anteriores, es muy probable que te enfrentes a otros síntomas como son las náuseas, los mareos, cansancio extremo, hinchazón de los pechos, etc. Son cambios que podrías haber experimentado en las semanas anteriores, y/o incluso en las posteriores, y eso hará que sea muy normal que sean más evidentes conforme avanza el embarazo.

embarazo
Fuente

Un bebé en la semana 7 de embarazo

Seguro que quieres saber cómo está esa cosita que crece dentro de ti. Lo normal es que sea tan grande como un granito de café (sí, da muchos problemas, te pone patas arriba tu cuerpo, y no es más que un granito).

Algo que no muchas saben es que, en esa semana, tu embrión se mueve mucho, pero es tan pequeño que no eres capaz de notarlo. Tranquila, que ya llegará el momento. Ahora mismo, pasará de medir unos 4mm a unos 12mm al final de la semana 7 y va a crecer de manera muy rápida. De hecho, ya tiene el cerebro y también el corazón (no del todo, pero se está formando). Empiezan a formársele también los intestinos y, por sorpresa, habrá algo que le salga por el ombligo, que es digamos la antesala de lo que lo unirá a ti por el cordón umbilical.

Aparte de estos órganos, también hay otros que se desarrollarán como los pulmones, el hígado, el páncreas, etc. Estos dos últimos ya empezarán a funcionar, uno creando glóbulos, y el otro segregando insulina.

La placenta va estabilizándose, aunque todavía no está para funcionar correctamente. Pero no te preocupes porque todavía puede abastecerse a sí mismo así que no hay ningún problema con ello. Pero en poco tiempo la placenta estará formada y entonces ya sí le servirá de sustento (y de casa).

Otra novedad es la formación de su carita. Ya empezará a tener ojos, oído y nariz. Y aunque todavía no se lo verás, ya empezará a tener un aspecto mucho más “humano”, aunque aún queden semanas para que puedas verle su rostro.

Las 12 primeras semanas de embarazo son muy importantes porque es en esta época cuando la tasa de aborto es mayor (hablamos de un 15-20%). Por eso, si estás embarazada, toco tomarse las cosas con calma y pensar en esa criatura que está en tu interior creciendo cada día.